El equipo de todos: se reparten hasta los goles

Este Estudiantes no sólo representa a sus hinchas por lo que juega y entrega en cada partido. A la hora de hacer goles, también se dividen el laburo: los 16 gritos en este campeonato lo marcaron nueve jugadores distintos. Pasá y mirá...

30/10/2016 10:44 Noticias
img

¿Cuál es el goleador de Estudiantes? La pregunta no es antojadiza. En cualquier otro equipo, la referencia directa caería en el nueve, en el delantero referencia. En este equipo de Vivas, no. Hay un goleador circunstancial. O mejor dicho, hay dos. Pero la respuesta correcta debería ser una: ¿Quién es el goleador de Estudiantes? Todos.

Sí, los 16 goles que tiene el equipo en este torneo lo marcaron nueve jugadores distintos.  Y el reparto es tal que abarca todas las líneas. Los delanteros, los que más cerca están del área rival, hicieron ocho. Los volantes aportaron seis. Y los defensores, dos. 

Entre quienes más marcaron en este torneo hay un delantero y también un volante, ambos con tres. Auzqui y Damonte. Lo del rubio platinado sorprende, porque tiene 16 goles en casi 13 años de carrera. Y en Estudiantes, en este ciclo, ya convirtió más de la mitad: siete en total.

Lo de Auzqui, sin ser un goleador, asoma más normal. Sobre todo porque ahora sí está jugando decididamente más adelantado, como compañero de Viatri.

 

 


Entre los delanteros, además de Auzqui, aparece Bailone, quien sorprendió en el arranque del torneo con goles a Tigre y también a Sarmiento, para una victoria ajustada y hoy cada vez más importante. Y luego empezó a perder terreno por una lesión en el aductor en la previa al clásico. 

 

 

 

El sábado, claro, apareció el atacante que faltaba: Javier Toledo. El ex San Juan, que arrancó tarde por una sanción por doping, tuvo por fin su descarga goleadora, para aportar otros tres puntos fundamentales. Ya había tenido una gran chance en el clásico en el Bosque, pero su remate fue controlado por el arquero de Gimnasia. Su bautismo ante Racing, de todas maneras, terminó siendo trascendente.

Curioso es el caso del nueve titular. Sí, Lucas Viatri lleva dos goles en este torneo y ambos de penal. Ante Central y ante Racing. A su favor: los dos muy bien ejecutados. Incluso, de manera distinta. El nueve que muchas veces no se cree tal, está aportando más en el juego y en la descarga que en el gol. Pero le alcanza para ser importante. 

De todas maneras, sabe que necesita convertir. La prueba fue ante Central, cuando marcó de penal y empezó a pegarle al piso de la bronca contenida por acumular una racha sin marcar.

 

 

Entre los volantes, además del aporte sorpresivo de Damonte, figuran Lucas Rodríguez, quien se ganó un lugar en el equipo por juego y también por llegada al arco rival. Y Solari, otro de los rapiditos que pesa con frecuencia ese terreno.

 Tití aportó en el arranque contra Tigre, pero su gol más importante fue el 1-0 contra San Lorenzo, en un partido en el que Estudiantes marcó su paso en el torneo. Y Solari selló la victoria ante Temperley por 3 a 0.

 

 

Y por último, claro, está el aporte siempre sustancial de los defensores. No hay equipo que no esté encaminado en la punta de un torneo que no tenga esa ayuda en la red desde el fondo. De hecho, en todos los Estudiantes que pelearon arriba hubo una colaboración trascendente desde la última línea. Y en este torneo, dieron una mano Facundo Sánchez y también Schunke.

 Lo del lateral, que también había convertido ante Belgrano por la Copa Sudamericana, fue clave para ganarle a Central un partido chivísimo. Y el Vikingo, además de su aporte de cabeza para abrir el encuentro ante Temperley, también fue clave para asistir a Damonte en el 2-1 ante San Lorenzo. Sí, otra clave de este presente: asistencia de un defensor y gol de un volante.  

 El resumen de los goles, entonces, confirma el espíritu colectivo de este Estudiantes. Vale el repaso. Con tres goles están Damonte y Auzqui; con dos Viatri, Bailone y Lucas Rodríguez; y con uno Solari, Toledo, Schunke y Sánchez. Sí, el equipo de todos.