El día que el Profesor dio cátedra

Sabella preparó la final del mundo ante Barcelona durante casi seis meses. Modificó el sistema táctico, analizó al rival y definió una forma de juego que lo llevó a ser valorado por el mundo del futbol de manera especial. Sus arengas, sus gritos, su desazón y el encuentro con Guardiola años después en nuestro país.

04/11/2016 09:51 Noticias
img
img

Casi inmediatamente después de la obtención de la Copa Libertadores, empezó a pensar cómo frenar a esos fenómenos. Nunca le había tocado enfrentar a un equipo así. Tal vez porque nunca hubo un equipo así. O casi nunca.

Lejos de apichonarse. Sabella le dedicó tiempo y estudio al partido ante Barcelona de diciembre de 2009. Desde las primeras fechas del torneo Apertura 2009 puso en cancha la estructura de equipo que iba a jugar en Abu Dabi. Cinco defensores, cuatro volantes y un punta. La salida de La Gata y la llegada de Clemente Rodríguez le daban esa variante. Las lesiones de Alayes y Angeleri le complicaron el panorama y por eso Díaz, Rojo y Fernández empezaron a sumar cada vez más minutos en cancha. Es difícil precisarlo, pero la primera vez de aquellos entrenamientos en cancha fue un partido ante Banfield en el Florencio Sola.

Esos meses transcurrieron entre la ilusión y el trabajo. El técnico trabajaba durante la semana y proyectaba el partido ante Barcelona. Sabía que sería un partido para aguantar y aprovechar alguna de las posibilidades que Estudiantes tendría en ofensiva, que no iban a ser muchas. La seguridad del bloque defensivo sería la clave para intentar maniatar al Barcelona y después jugársela con la llegada de los volantes y confiar en la capacidad goleadora de Boselli, que tuvo su chance y no la dejó pasar.

 

El final del partido provocó en el plantel y cuerpo técnico un enorme dolor. Tener la consagración tan cerca, haber puesto de rodillas al Barcelona y que se escape la Copa del Mundo fue un trago difícil de digerir para todos, incluso para el propio Sabella que tiempo después recibiría un gran reconocimiento público cuando en una charla en una Escuela de Técnicos explicó cuál fue su plan para jugar ante uno de los cinco mejores equipos de todos los tiempos.

 

Guardiola y Sabella se vieron las caras tiempo después de aquella final. Pep llegó al país para brindar una conferencia y Sabella, en esa época entrenador del seleccionado, se acercó a presenciarla. Ambos se dejaron fotografiar juntos y hasta mantuvieron una charla sobre diferentes puntos de actualidad futbolística cuyo eje central fue Lionel Messi. El ex técnico de Barcelona le contó cómo había conseguido sacar su mejor versión y Alejandro lo escuchó atentamente. Meses después de aquel el encuentro, Messi jugó el mejor Mundial de su historia.