Sabella, el DT de la gloria reciente

Pachorra cumple hoy 62 años y Animals! lo celebra con sus mejores momentos. Uno de ellos, las 68 preguntas que repasaron, entre otras cosas, aquella noche del 15 de julio de 2009. "Fue el instante más feliz de mi vida", dijo.

04/11/2016 11:17 Noticias
img

1--¿Te cambió algo la vida el 15 de julio de 2009?

--Por un lado no y por otro, sí. En mi manera de ser no cambió. Pero es cierto que el prestigio logrado, haber entrado en la historia del Club y ser técnico campeón de América fueron cambios importantes; todos en el aspecto profesional.

2--¿Sos de los que creen que la felicidad es un instante? ¿O sos más feliz desde aquel día?
--Ese día forma parte de los hechos en la vida que a uno lo hacen feliz. Y que no se pueden olvidar. Obviamente que en ese momento fui feliz.

3--¿Nunca vas a contar cuál fue la charla técnica de esa noche?

--Son cosas que quedan en el vestuario. Además, contar la charla técnica es como inferir méritos propios que pueden haber sido o no, cuando en realidad lo importante es lo que hacen los jugadores.

4--¿Ese partido fue la vez que el fútbol te puso más nervioso?

--No, hubo muchos partidos en los que estuve más nervioso.

5--¿En serio?

--Ese día estaba tranquilo porque los jugadores me dieron esa tranquilidad. Cómo se plantó el equipo en la cancha ya me dejó tranquilo. El momento de mayor incertidumbre fueron esos tres o cuatro minutos posteriores al gol de Cruzeiro.

6--¿Qué sentiste cuando pitó Chandía? ¿De quién te acordaste?

--Fue el instante más feliz que tuve a nivel deportivo. Me acordé mucho de mis colaboradores; el Profe (Blanco) me había dicho que íbamos a ganar. También habíamos visto un cartel el día anterior, al ir a visitar el estadio, que decía: “Locales 1 – Visitantes 2”… Me acordé mucho de mi familia y de todos los que me apoyaron.

7--¿Cuánto tuvo de azaroso la obtención del título?

--La gran explicación son los jugadores. Pero más allá del tremendo mérito de ellos, creo que de Octavos en adelante se dieron algunas circunstancias favorables. Lo primero: teníamos un rival durísimo en Octavos, que era Libertad, y lo golpeamos en los momentos justos. Después jugamos con dos equipos uruguayos que tenían nuestras características pero nosotros teníamos mayor riqueza técnica; con el agregado de que si hubiésemos jugado con Boca, no habría jugado Boselli. Fueron pequeñas cuotas que nos ayudaron.

8--Además, no tuvieron grandes distancias.

--Es cierto, eso también nos jugó a favor.

9--El 16 de julio fue el Día del Balcón. ¿Te quedó alguna frase?

--No, no me quedó ninguna. Esa noche subí ahí, no sabía ni adónde iba, y dije lo que se me ocurrió. Pero no me quedó ninguna.


10--Ese fue uno de los seis mejores equipos de la historia de Estudiantes. El que no ganó el Clausura de este año y se quedó fuera de la Copa en Cuartos, ¿podría estar entre los siete?

--No puedo referirme a equipos que no vi. ¡Estamos hablando de una historia de 105 años? Yo digo que Verón fue el más preponderante de la historia pero no puedo decir que fue el mejor porque no vi a muchos jugadores. Pero obviamente que el equipo del torneo pasado fue un equipo bárbaro; seguramente está entre los mejores.

11--¿Fue más completo que el que ganó la Copa?

--Diferente. Era un poco más vertical, con más velocidad y cambio de ritmo entre la recuperación de la pelota y la llegada al gol. Y el que ganó la Copa era un poco más pausado, con mayor control de pelota, le costaba un poco más el cambio de ritmo pero, a su vez, era un poco más equilibrado.

12--¿Alguno jugaba mejor que otro?

--No puedo decirlo, fueron diferentes.

13--¿Qué sería defraudar para vos?

--Defraudar sería no ser consecuente con lo que uno expresa, con un sentimiento o con una idea de integridad, solidaridad y dignidad. Fundamentalmente, sería defraudarme a mí mismo. Y yo quiero que mi equipo sea así: digno, íntegro, honesto y solidario.

14--¿Tenés miedo a defraudar?

--Lógico. Sucede que una persona puede sentirse defraudada conmigo y yo no porque estoy actuando de acuerdo a mis principios.

15--¿Y qué sería fracasar?
--Una especie de fracaso hubiese sido no ganarle al Pohang o no pasar la primera fase de la Libertadores; son mínimos pisos que uno tiene que superar.

16--¿Qué quisieras cambiar en Estudiantes?

--No sé si cambiar. Estudiantes es un club muy ordenado, en cierta manera un ejemplo. Es una familia. Y en ese sentido, quisiera que haya una mayor participación.

17--¿De qué tipo?

--En general. Que haya una interacción mayor, un dar y recibir mayor. No sólo de los protagonistas (que somos nosotros) hacia la gente, sino de la gente hacia los protagonistas. Tratar de darle más a la gente y tratar de que la gente nos entienda más. A veces es fácil la crítica, pero tal vez la crítica es producto de que falta participación para canalizarla de otra manera o por la crítica en sí, porque quizás se critica una cierta cosa y lo que sucede es que falta una explicación mayor de los hechos. Esto forma parte de la búsqueda de las utopías; tiene que ver con la generación mía, que pensaba en cosas más utópicas. No es una crítica la mía, porque estoy buscando algo que no existe.

18--Una vez destacaste un editorial de Animals! que advertía que los hinchas debían respetar a los hombres (técnicos) de la casa por encima de los eventuales fracasos. Fue a propósito de tu llegada. ¿Le tenés miedo a la reprobación o a la revelación de que los hinchas de Estudiantes no son distintos a los demás?

--Sabemos a lo que estamos expuestos en nuestra profesión. Y aceptamos las reglas del juego: cuando los resultados no acompañan, viene la protesta y quizás el insulto. Lo que yo pienso, en general, es que con los que han formado parte de la historia del Club, que han dejado una marca, no hay que pasar cierto límite. Pero no lo digo por mí sino en general.

19--También destacaste una carta de lectores en la que el lector sugería que el Estadio no se llamase Tierra de Campeones porque era limitar la historia del Club a los éxitos.

--Sí, y el lector decía que podría llamarse Tierra de la Humildad y el Trabajo. Ese nombre me gusta; es destacar la causa que produce el efecto.

20--¿Qué otros equipos dirigirías?

--Soy un profesional. Es mi trabajo, mi modo de vida, mi modo de sentirme más pleno. No puedo estar cerrado. Obviamente, salvo el caso de Gimnasia, no puedo estar cerrado.

21--¿Y Boca?

--Boca es otro tema. Me estás poniendo en temas escabrosos… Porque yo también estuve en River, y más en este momento en que el presidente de River es amigo mío. Es un tema difícil.

22--Pero entonces sobrarían razones para decir que no.

--Por eso.

23--Pero no lo dijiste.

--…

24--No la esquivaste bien. ¿A qué técnicos admirás?

--A Bielsa. Me parece una persona muy respetable, que siempre ha demostrado una gran capacidad de trabajo, una hombría de bien… Es una persona que cumple con todas las virtudes que hacen que sea respetado por el jugador: capacidad de trabajo, conocimiento y honestidad. Después hay muchos técnicos. Passarella fue criticado muchas veces, pero con el tiempo muchos se dan cuenta de lo que hizo, por lo que dejó.

25--Si no siguiera Maradona, ¿pensás que tenés chances de dirigir la Selección?

--Pero… Mirá, en lo único que estoy pensando es en Estudiantes, en la pretemporada, en seguir con un equipo que pelee cosas. No me detengo a pensar en nada más.

26--¿Qué le habrías preguntado a Zubeldía?
--Muchas cosas. Principalmente, su manera de aprendizaje, de quién aprendió y nutrió, la manera de transmitir sus conocimientos… Eso forma parte del núcleo: cómo aprendió y cómo fue capaz de transmitirlas.



27--¿Y qué le preguntarías hoy a Labruna?

--El tenía una cualidad notable: lo bien que elegía a los jugadores. Le preguntaría cuáles eran las primeras cosas que miraba de un jugador.

28--¿Qué aplicás de Bilardo?

--El orden a la hora de trabajar. Cuando íbamos a trabajar con él sabíamos que todo estaba pensado y tenía su razón de ser. Yo trato de que el jugador sienta que todo lo que se hace tiene un motivo.

29--¿Qué atributo de Bielsa te gustaría tener?

--La gran capacidad de trabajo. Cuando era joven se fue a recorrer todo el país en un Fiat 600 para detectar jugadores. A mí me sucede que es difícil que me abstraiga del trabajo aun estando en casa con mi familia, pero es difícil alcanzar el grado que tiene él de capacidad de trabajo.

30--¿Qué te falta como técnico?

--Me faltan tantas cosas que si te las digo no me alcanzaría el tiempo para responderte las 68 preguntas.

31--¿Te diste cuenta de que tenés que explicar mucho los cambios?

--Tendría que dividirte la respuesta.

32--A ver.

--Soy una persona con mucha autocrítica. Hubo partidos en los que me convencí de que había hecho mal los cambios, y tuve días en los cuales no podía estar en paz conmigo. Después, hay otros cambios que pese a ser criticados yo no considero que me equivoco. Mirá, ya en mi última etapa como jugador empecé a darle la derecha al técnico cuando me sacaba; me ponía en la cabeza del entrenador. 

33--¿Por qué?

--Porque el técnico es el que conoce a los jugadores, ve el trabajo semanal… No me olvido de una conferencia de prensa de Bielsa, en la que el periodista le preguntó por qué no convocaba a tal jugador; y él contestó: “¿Usted conoce la actividad de ese jugador? ¿Sabe cuántos minutos jugó? ¿Cuántos partidos jugó?”. Eso significa que el técnico, pese a poder estar equivocado, es el que más herramientas tiene; y cuando existe la duda, hay que darle la derecha al técnico.

34--¿Quién es el mejor jugador del mundo?

--Messi. Es el más desequilibrante.

35--¿Y del fútbol argentino?

--Sebastián. Es el mejor.


36--¿Jugarías con enganche?

--En nuestro caso es muy difícil, porque la estructura del equipo, el corazón, es Verón-Braña. Se hace difícil jugar con enganche. Tendría que jugar con una línea de tres defensores, y desnaturalizaría a los volantes que van por afuera porque los obligaría a bajar más y también a Sebastián y el Chapu, porque tendrían que salir a cortar a los costados. Jugar con enganche en nuestro caso sería atentar contra el máximo potencial de nuestros jugadores.

37--En abstracto no tenés inclinación a jugar con enganche, y lo extraño es que vos jugabas de eso.

--No tengo una inclinación a ningún esquema sino a desarrollar el potencial de los jugadores que tengo. El enganche tiene que ser desequilibrante. Y no se puede hablar sin tener en cuenta en contexto. 

38-¿Por ejemplo?

--En mi última etapa como jugador, en Ferro, yo ya no era ese jugador desequilibrante, ya era más pasador que gambeteador, y entonces necesitaba más de la potencialidad de los delanteros, que me picaran, desmarcaran y marcaran el pase; al no tenerlos, perdía la razón de ser del enganche. Entonces, más allá de si me gusta o no jugar con enganche, tengo que ver tres cosas: si tengo enganche, la capacidad que tiene ese enganche y la potencialidad que tienen los jugadores en mi equipo.

39--¿Preferís a un jugador técnico pero sin luces o a un obrero inteligente?
--Al obrero inteligente. Pero falta un tercer tipo: un técnico sin luces (sin discernimiento) pero que se mata dentro de la cancha. A ese lo elijo por sobre los demás.

40--Cellay dijo que en Estudiantes no importa el resultado sino cómo se llega: que sea dejando todo en la cancha y siendo solidario. ¿Coincidís?

--El resultado es fundamental. Y acá siempre se pregonó eso. Pero a través de la solidaridad y el esfuerzo por el compañero. Es casi una condición sine qua non.

41--¿Sentiste que Argentinos era la Cenicienta y Estudiantes el poderoso?

--No me lo puse a pensar en ese momento ni ahora. Sentí satisfacción por haber jugado dos torneos y haber terminado entre los ocho mejores de América y a un punto del campeón en Argentina. Diría que tuvimos el reconocimiento general.

42--¿Qué enseñanzas te deja este paso por Estudiantes?

--Que hay que dar todo e intentar mejorar cada día; de no cometer dos veces el mismo error, formar un grupo consustanciado con una idea y perseverar en el esfuerzo.

43--¿El fútbol perfecto sería la mezcla del argentino y el brasileño?

--La perfección no existe; existe la búsqueda de la perfección. El mejor fútbol es el brasileño. El argentino tiene personalidad, raza, versatilidad y técnica. Si hablamos de fútbol en lo que respecta al campo de juego, es probable; pero después podemos hablar de lo organizativo, y en ese sentido Europa es más organizada. Y además es menos pasional en todo lo que tiene que ver con lo bueno que es ser menos pasional; menos estrés, menos violencia…

44--Cappa dijo que el fútbol italiano lo engorda, porque se pone a mirar un partido por TV y a los dos minutos se aburre y va a la heladera. ¿A vos te gusta o te aburre?

--Es un fútbol muy táctico, físicamente muy exigente y, en el contexto, muy estresante. Muchas veces el aburrimiento tiene que ver con lo parejo de las fuerzas. Fijate que en ocasiones pensamos que un partido va a ser bárbaro porque se enfrentan dos grandes equipos, y sin embargo salen unos bodrios terribles. Tiene que ver con la presión pero también con que se neutralizan unos a otros, porque hay muy buenos jugadores para crear pero también para defender. En el fútbol italiano tiene que ver con la idiosincrasia pero también porque hay muy buenos futbolistas para crear y muy buenos para contrarrestarlos. No es lindo para ver pero hay que respetarlo.

45--Da la sensación de que el que juega bien en Italia adquirió una capacidad para jugar bien en todos lados.

--Para triunfar en Italia hay que ser fuerte de la cabeza, tener una gran capacidad física y técnica. Un repaso de jugadores que estuvieron muchos años en Italia: Sensini, Chamot, Simeone, Verón, Crespo, Batistuta, el Piojo López, Almeyda… ¿Cuál es en general el denominador común de esos jugadores? La inteligencia y la capacidad física. Hay algunos que tenían dotes particulares, además. También, la mayoría provenía de la Pampa húmeda y alrededores, jugadores bien comidos de entrada y todos inteligentes.

46--¿En qué han evolucionado y en qué han involucionado los jugadores desde tu época hasta aquí?

--Es difícil decirlo. Han evolucionado física y tácticamente. Además ahora hay que adaptarse a diferentes formas de vida, clima, idiosincrasia, lugares donde es más estresante jugar y donde no… El fútbol cada vez requiere menos tiempo para resolver situaciones porque los espacios se achican cada vez más rápido, y el jugador se tiene que adaptar a eso. Es cierto que también el fútbol antes era casi lo único, pero que ahora es más importante que antes. Antes no teníamos otra cosa que el fútbol y ahora tenemos más deportes y la tecnología, lo que lleva al joven a tener otro espectro; pero la exposición de ahora no es la de antes.

47--¿Y los técnicos son cada vez mejores, están más capacitados?

--El técnico tiene muchas opciones y posibilidades de ir a trabajar a otros países. Entonces debe conocer otros idiomas, tener conocimientos de informática y, además, debe poseer mayor dialéctica y habilidad para manejarse ante los medios. La exposición es mucho mayor. En definitiva, hoy el técnico tiene que estar más preparado que antes.

48--El ocaso de un jugador se produce cuando las piernas no le responden al cerebro. ¿Cuándo se produce el de un entrenador?

--No hay edades. Lo del técnico pasa por la capacidad intelectual, no por las edades. Se discutía las edades de los técnicos y Aragonés salió campeón de la Eurocopa con España con la mejor Selección española de todos los tiempos, y al poco tiempo cumplió 71 años.

49--¿Perimen las ideas o las formas de transmitirlas?

--Las ideas pueden ir cambiando y las formas de transmitirlas, también. Nosotros no podemos transmitir las ideas de la misma forma que se hacía cuarenta años atrás. La manera de transmitir tiene que estar adecuada a la manera de los jóvenes.

50--¿Cuál fue la mejor enseñanza que te dejó tu viejo?

--La mejor enseñanza fue tratar de ser una buena persona. Tiene un poco que ver con renunciar a cosas tuyas para que se hagan las cosas que otro pretende; y ser consecuente con los principios de uno más allá de las conveniencias. El era una persona prudente y honesta.

51--¿Te reprochaba algo en el fútbol?

--Mientras él vivió yo apenas dirigí unos meses. Como jugador me decía dos cosas: trabajar más para recuperar la pelota y largarla rápidamente.

52--Dos conceptos actuales.
--Sí, sí, jugar simple y correr más.

53--¿En la vida conseguiste más o menos de las cosas que te propusiste?

--Nunca fui de plantearme objetivos sino de vivir día a día. A nivel familiar tengo una vida bárbara. Es una capa protectora cuando llego a casas. Y en el fútbol, aunque no me propuse metas a largo plazo, se me dieron muchas cosas importantes. Diría que no puedo quejarme.

54--¿Te falta algo?

--Es que no me propongo tantas metas. Un ejemplo: antes de que Pasarella volviera a jugar en River había escrito en una servilleta –todavía estaba en Italia- lo que quería hacer : “Terminar mi carrera en River, dirigir a River y ser presidente de River”. 

55--Y consiguió todo. 

--Todo. Yo no tengo ese pensamiento tan a lo lejos.

56--¿Qué valor le das al dinero?

--Tendría que darle más valor. Cuando estás bien no pensás tanto en el dinero; cuando pasás una vicisitud te das cuenta de que tendrías que haberle dado otro valor, y te arrepentís de haber hecho cosas que te hicieron perder el dinero. Lamentablemente el dinero es algo que no hace la felicidad pero ayuda mucho. Es un arma de doble filo, porque es necesario pero es muy peligroso: corrompe el alma, corrompe el espíritu, corrompe el comportamiento, corrompe a la sociedad, a la solidaridad… Corrompe todo.


57--¿Y qué es lo que valorás?

--Lo que no compra el dinero: el amor, la convivencia.

58--¿Te gustaría que el fútbol estuviese menos influido por el dinero?

--Absolutamente. Pero el fútbol es una parte de la sociedad, y la sociedad, en este mundo capitalista, le da una importancia fundamental al dinero.

59--¿Qué tipo de jugadores no te gustan?

--El fútbol es un juego de conjunto, en el que hay que aportar lo mejor para el grupo, ayudar al compañero al límite de las posibilidades. El jugador que no es solidario no me gusta; me gusta el que se esfuerza, primero, para dar de sí el 100 por ciento, y luego se esfuerza por el compañero.

60--¿Qué tipo de árbitros te gustan?

--El que tiene que ver con mi personalidad, es decir medido, equilibrado, que trate de pasar inadvertido; el que haya tenido vivencias que tengan que ver con el fútbol. A veces nosotros, ante un fallo, decimos: “Este árbitro no jugó nunca al fútbol”. Bueno, Baldassi me gusta porque tiene picardía bien entendida y conocimiento; jugó al fútbol.

61--¿Te gusta el periodismo que profundiza sobre el juego o el que hace un periodismo distendido, rozando lo trivial?

--El que profundiza sobre el juego.

62--¿Considerás que se habla poco del juego?

--Sí, muy poco.

63--¿No es reflejo de todo? ¿No le damos más importancia a la cáscara que al contenido?

--En líneas generales, en el país pasa eso: se le da más importancia a lo que no es muy importante.

64--¿En qué otro país vivirías?
--En España, porque la sociedad es un poco más distentida, estás en Europa y hay un buen estándar de vida.

65--¿Qué no te gusta de la Argentina?

--Tantas cosas no me gustan… Nos está faltando solidaridad y compromiso. Además, nos estamos separando en clases; si bien siempre existió eso, se está profundizando. Somos cada vez más individualistas. Un ejemplo: antes del corralito los maestros habían estado de paro seis meses; pero la gente reaccionó cuando le metieron la mano en el bolsillo.

66--¿Con qué momento histórico del país te quedarías?

--Con la década del 70. Esa generación creía en las utopías.

67--¿El 15 de julio de 2009 te ganaste el bronce?

--Humildemente considero que sí.

68--Si te quedás, ¿es por conseguir otro bronce?

--Es tentador. Sí, sería por eso.