El día que El Mago sacó un gol de la galera

Hace poco más de 20 años, Rubén Capria convertía un tanto que quedó en la memoria de los hinchas ante Colón, el rival del próximo fin de semana. El equipo daba sus primeros pasos en la B Nacional y ganó su primer partido chivo con un zapatazo de casi 30 metros. Un recuerdo imborrable para sacar chapa de candidato.

16/11/2016 09:16 Noticias
img

Como no recordarlo si fue uno de esos goles que se gritan con alma y vida. Tal vez ahora parecerá una nimiedad por todo lo que consiguió el Club desde aquel partido a la fecha pero aquel 10 de octubre de 1994, un rato antes de las seis de la tarde, Estudiantes jugaba su final del mundo: se enfrentaba a Colón -hasta entonces puntero del viejo Nacional B- en un Cementerio de los Elefantes en plena remodelación donde lo que menos había era seguridad (para los jugadores y también para los hinchas, que lo pasaron mal en serio).

Hasta ese partido Colón había ganado 3 partidos y empatado 3 pero se había sacado de encima a Talleres, Godoy Cruz (les ganó como visitante) y Quilmes, a priori potenciales animadores del torneo. Estudiantes llegó a enfrentar al puntero con 4 empates y 2 triunfos, un juego poco convincente y un equipo que no encontraba regularidad en nombres y mucho menos en rendimiento. Las victorias ante Laferrere y Deportivo Italiano tenían poco sustento para un elenco que buscaba ser protagonista y volver a Primera División como lo hizo pocos meses después. 

Vivaldo, Leo Díaz, Ameli, Unali, El Loco González, Uliambre, El Pampa Gambier y El Tuca Risso eran apenas algunos nombres que integraban aquel equipo sabalero y sirven para graficar la jerarquía del rival de aquella tarde. Estudiantes llegaba a los tumbos y buscaba la regularidad que luego consiguió para ascender a falta de cinco fechas.

Tras un primer tiempo donde el equipo de Russo y Manera la pasó verdaderamente mal, apareció Rubén Capria para marcar la diferencia. El Mago, resistido en aquel momento, armó una apilada por la derecha y en cuanto vio el hueco la puso abajo, contra el palo izquierdo del arquero para decretar el 1 a 0.

 

De allí en más, el equipo encontró el rumbo para no volver a caer en la irregularidad. Su juego fue creciendo y los rivales no parecían poder competir en un mismo nivel. Las victorias como visitante ante Quilmes y Godoy Cruz con goles de Capria y Aguilar ,respectivamente, hicieron que el resto del campeonato sea un mero trámite. Es más, en la segunda ronda (el torneo duró ¡42! fechas) el partido revancha ante Colón no tuvo equivalencias: fue goleada 5 a 1 con un concierto de Verón, Capria y Calderón.