¿Qué aporta la neurociencia para la vuelta de Verón?

La Bruja trabaja con un método innovador que también se aplica en Primera e Inferiores. Sí, otra vez Estudiantes a la vanguardia de la preparación física y futbolística.

24/11/2016 08:09 Noticias
img
img
img

No es una vuelta más. La de Juan Sebastián Verón no sólo genera lo que genera por su idolatría, por su figura, por la curiosa sociedad presidente-jugador. También se trata de la historia del futbolista que quiere vencer al tiempo. Por eso, su preparación es especial. Y tiene fórmulas de avanzada, como el aporte de la neurociencia, un método de entrenamiento innovador que el Club incorporó a través de un acuerdo con la Fundación INECO, que dirige el neurocientífico argentino Facundo Manes. Bueno, ese convenio que la Bruja sumó por iniciativa de los responsables del fútbol amateur (y del PF del plantel profesional) para los chicos de Inferiores, es lo que también lo está ayudando a él a volver a la alta competencia a los 42 años (los cumplirá el 9 de marzo).

 No es casualidad que Estudiantes esté otra vez a la vanguardia en materia de entrenamientos. Y Verón lo está experimentando en carne propia. ¿Cuál es el aporte de la neurociencia en su preparación? Lo explica Leandro De Rose, el PF de la Primera que también es el encargado de poner 10 puntos en lo físico al presidente del Club: "Se trata de una metodología novedosa para el fútbol que tiene que ver con interpretar la demanda motriz del jugador desde otro punto de vista. Antes los profes nos preocupábamos por entrenar las células. Hoy la ciencia del entrenamiento se está sustentando en otro paradigma: lo importante no es cuánto corrés, sino cómo lo hacés. Llegar al lugar justo en el momento indicado para tomar las mejores decisiones".

 Con Manes.

Esta es la tercera parte del plan integral que desarrolla Verón. Es algo que también lleva adelante el plantel profesional y los chicos de Inferiores. Y es clave, porque al mismo tiempo que JSV prepara su físico, también está desarrollando esta capacidad mental que le permitirá volver mucho mejor al campo de juego. 

"Lo que entrenamos es la percepción, la visión del juego. Para que el jugador, Sebastián o cualquier otro de los chicos, sea más eficiente en percibir la información y adaptar sus movimientos en base a esos datos. Un futbolista, ante una situación de partido, está condicionado por el rival y también por sus propios compañeros. Convive con eso. Antes lo que se entrenaba era sólo el movimiento. Con la neurociencia, lo que se entrena es el movimiento en relación a los sentidos. Esto le da mejores herramientas al futbolista para ser más eficiente  en la decisión que tome en ese contexto. Porque sabrá leer los mensajes corporales propios, del adversario y del compañero. Es como comunicarse sin hablar", agrega De Rose, el hombre que afronta este desafío con el mismo entusiasmo que el propio Verón.

 

Luego, la preparación de la Bruja se divide en otras dos partes. La primera tiene que ver con evitar posibles lesiones que, a su edad, puedan afectar su preparación y, posteriormente, su continuidad en la competencia. Sobre todo, a partir de antecedentes que afectaron la carrera de la Bruja, como una lesión lumbar (de la que tuvo que operarse) y los problemas que sufrió en rodillas y tobillos (por el tobillo derecho, tuvo que acelerar su primer retiro del fútbol en 2012). 

"Por eso, antes de exigirlo, buscamos ponerle a punto la carrocería. Se trata de darle estabilidad a la columna, la pelvis, las rodillas y los tobillos, a modo de prevención. Y se buscan que las articulaciones tengan un movimiento saludable. Es decir, estamos trabajando sobre su estructura corporal para fortalecerla y compensar desequilibrios posturales", agrega De Rose en charla con Animals!

 Fortalecer rodillas.

El segundo punto de los tres vértices fundamentales del plan Verón es potenciar la aptitud aeróbica, aquello que desde lo físico le permitirá también llegar a la par del plantel para arrancar la pretemporada. Por estos días, la Bruja viene intensificando sus tiempos de trabajo y su calidad de entrenamiento en este aspecto. 

"Ahora estamos haciendo trabajos de resistencia intermitente. Son carreras cortas con pausas cortas. También se incluyen trabajos de coordinación destinados a mejorar la eficiencia biomecánica. Es decir, que se mueva de manera más eficaz para que acumule menos fatiga a lo largo del tiempo", explica De Rose, quien como buen hijo de maestra, aplica también la docencia a la perfección.

 Aptitud aeróbica.

Lo otro (o todo, claro) lo pone Sebastián, su cabeza, su desafío de romper el reloj biológico. "Teniendo en cuenta su edad, él está en un buen estado de forma. Esto tiene que ver con su buena genética, pero también por haber sido prolijo en su vida deportiva, tanto en el entrenamiento como en la nutrición. Su habilidad motriz lo está ayudando a acelerar este proceso de preparación. 

Después, también juega su actitud: su nivel de autoexigencia es altísimo. Trabaja seis días a la semana y la jornada que tiene libre hace algo por su cuenta. No falta a una práctica. Y no tengo dudas de que llegará muy bien a la pretemporada, a la par del plantel".


Fotos: Gentileza Prensa de Estudiantes.