El equipo de todos

Vivas destacó la importancia de trabajar mancomunada y armoniosamente para ser los punteros del torneo y no hubo colaborador que se haya quedado afuera del elogio. Ayudantes, administrativos, utileros, cocinero y personal de maestranza fueron destacados por el entrenador, que dejó en claro la importancia de cada uno. Animals! te cuenta quiénes son y qué hacen los que no aparecen pero siempre están.

24/11/2016 23:27 Noticias
img

“Este no es el equipo de Vivas, es el equipo de todos. De los jugadores por el esfuerzo que hacen, de los dirigentes, de Guille Trama y Christian Serrano que se encargan de el análisis de los videos, del profe De Rose, de Lean Cortizo que hace un gran trabajo con los arqueros, de Lalo Colombo y de Bombi (N de la R: Hernán Bombicini) que son mis ayudantes más directos y de todos los que trabajan adentro. Del cocinero, los utileros, los admisitrativos, la gente que nos lava la ropa... y de los hinchas porque creo que se sienten bien representados. Sería un error adjudicarme el mérito del equipo porque hay muchas personas que trabajan para que estemos donde estamos”.

La frase de Vivas mientras atendía a la prensa dejó a más de uno con la boca abierta. En el momento en el que el DT daba la conferencia semanal, casi todo el cuerpo técnico almorzaba en el salón principal del Country y no se habían enterado de las declaraciones. A medida que los medios las fueron viralizando, la imagen de Vivas siguió creciendo puertas adentro y su grado de aceptación es cada vez mayor y no sólo por lo que el equipo hace dentro del campo.

Los jugadores y los dirigentes son los más conocidos de la historia. Tienen un alto grado de exposición y son los que absorben la felicidad o tristeza de los hinchas. ¿Y el resto? ¿Quiénes son los hombres de trabajo silencio que apuntalan al plantel para lograr un trabajo acorde con lo que pretende el entrenador?

Guillermo Trama no precisa demasiada presentación. Fue campeón dos veces con el Club y no se fue más. Fue entrenador de divisiones menores durante mucho tiempo y luego de algunas idas y vueltas ahora trabaja sobre la edición de videos.

Christian Serrano es el hombre que convenció a Verón de volver a jugar. No en Estudiantes, sino en Estrella de Berisso. El hombre es fanático de la Cebra y, además, su entrenador. Luego del partido que se hizo en el verano para que cumplan fechas los expulsados en el clásico comenzó el operativo seducción para que La Bruja juegue al menos un partido. Se sumó al Club hace varios años y es un especialista en el uso de la informática aplicada en el fútbol. Desechó una oferta para ser ayudante de campo de Gabriel Milito en Independiente.

Leonardo “Lalo” Colombo es el ayudante más cercano que tiene Vivas y además es su amigo. Compartieron muchos años juntos en Quilmes y la relación se potenció con el correr del tiempo. Lalo fue para muchos el mejor jugador que surgió de las inferiores de Cañuelas en las últimas tres décadas y es ídolo entre los hinchas de Quilmes. Cuando Vivas asumió el cargo de entrenador superior no dudó en convocarlo. Su hijo, Nazareno, juega en las categorías menores del Club.

Hernán Bombicini es otro producto genuino de la Liga Amateur Platense, tal cual el caso de Serrano. Dirigió a Estrella y a Brandsen, donde conoció a Verón en el paso que tuvo hace algunos años y juntos fueron campeones. Después de sumarse a trabajar en las divisiones menores y en base a un enorme crecimiento conoció a Vivas cuando uno era técnico de Cuarta y el otro de Reserva. Sus caminos se unieron en Primera y es un colaborador de consulta permanente que no sale al campo: observa los partidos desde la zona de cabinas.

Leandro Cortizo tambié es parte de la famailia desde hace mucho tiempo. Fue arquero en el Club durante la última parte de la década del 90 sin demasiada exposición. Al no tener lugar, se transformó en un trotamundo del fútbol: ascenso argentino, ascenso italiano y hasta una breve experiencia en Suiza. Hoy, además de trabajar en el Club, tiene un centro de formación de arqueros (CEFARQ). Su padre, Carlos, fue dirigente.

Leandro De Rose es el preparador físico principal y un hombre clave en los próximos cuatro meses. Asumió tras la salida de Martín Solé dejando atrás su rol como coordinador de la parte física de las divisiones juveniles. En sus manos está la vuelta de Verón al fútbol. Es el responsable de entrenarlo bajo un estricto plan diseñado especialmente para que La Bruja pueda jugar el año próximo.

Ellos son los ayudantes que Vivas destacó y que tienen una gran injerencia en el ámbito deportivo junto al profe Martín Boccino, el último en sumarse al cuerpo técnico. Pero Vivas fue más allá para dar una enorme muestra de liderazgo y convencimiento de que este es el camino a seguir. Aquello de que Estudiantes es una gran familia es un legado que pasa de generación en generación y sigue aportando resultados positivos. Vivas, que es un hijo adoptivo, ya lo sabe.