Distinto formato y la misma pasión: así será la Copa 2017

Conmebol definió cambios en el calendario y la próximo Libertadores se jugará al estilo europeo: comenzará en marzo y terminará en diciembre. Además, habrá más equipos, no jugarán los mexicanos y entregará plazas para la Copa Sudamericana. El 21 de diciembre se sorteará en Asunción. ¿Estudiantes será cabeza de serie?

28/11/2016 09:52 Noticias
img

Los caminos de Estudiantes y la Copa Libertadores se cruzarán otra vez. Después de un breve receso, el torneo que más disfrutan los hinchas volverá a ser el objetivo principal de un equipo que está puntero en el torneo y que tendrá al presidente Verón como refuerzo top. La competición tendrá un formato distinto y se jugará de marzo a diciembre para permitir una mejor planificación y que no resulte tan desgastante para los equipos. Durará de cerca de 40 semanas y los cambios obedecen a una medida que busca que los clubes no deban elegir entre torneo local y competencia continental, de acuerdo a lo que explicó el presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez. 

El cupo de equipos participantes pasará de 38 a 44, se dividirán en grupos de 4 y los diez equipos que no clasifiquen a los octavos de final (los ocho mejores terceros de la fase de grupos más los dos mejores de la fase pre-clasificatoria) podrán seguir compitiendo internacionalmente en la Copa Sudamericana, que se jugará de julio a diciembre. Los primeros, segundos y algunos mejores terceros accederán a las fases de play off para definir a partidos de ida y vuelta el campeón. Lo que también quedó establecido es que la final también se jugará a dos partidos, pese a que originalmente se evaluó la posibilidad de jugar un solo partido en cancha neutral, como se define la Champions. Tal vez este sea el próximo cambio que tenga la Copa, aunque no será durante la próxima edición.

El otro hecho significativo es la ausencia de los equipos mexicanos. La decisión de Conmebol de cambiar el calendario fue la gota que rebasó el vaso para los representantes aztecas planten bandera, se vayan de la competencia y se lleven consigo a sus patrocinadores, los más importantes que tenía el torneo. Luego de varios desplantes, eligieron salir de la competencia y la dirigencia de Conmebol enfrenta un problema mayúsculo para conseguir el dinero para financiar el torneo. Los mexicanos significaban una apertura comercial muy fuerte en el mercado norteamericano y su salida se va a sentir. Despechados y con dólares en el bolsillo, amenazan con organizar una copa paralela e invitar equipos argentinos, brasileños y estadounidenses. 

Durante 2010, Estudiantes se enfrentó con San Luis de Potosí en Octavos de Final y le ganó los dos partidos: 1 a 0 en México y 3 a 1 en Argentina. 

Lo que aún no se definió es dónde irán a parar los tres cupos que tenía a disposición la federación mexicana. Boca y River (sin lugar en la Libertadores aunque el equipo de Gallardo se clasificará si gana la Copa Argentina) pusieron el grito en el cielo y buscaron entrar de cualquier manera. Conmebol se mantuvo firme en su decisión y los cupos ampliarían la participación de chilenos, paraguayos y uruguayos.

Tampoco se definió es cómo se definirán las cabeza de serie para el sorteo. Estudiantes fue campeón 4 veces de la Copa y no debería tener inconvenientes para serlo, aunque sus dirigentes deberán estar atentos para no perder ese beneficio ganado en la cancha y no en el hall de un hotel, como sucede con otros equipos. Encabezar un grupo te permite evitar a los que, a priori, son los mejores y no compartir zona con brasileños o argentinos. De todas maneras esa es una verdad relativa, ya que en el fútbol todo puede pasar. De hecho en 2008, Estudiantes compartió grupo con Lanús y se clasificó igual a los Octavos de Final. 

Con la presencia de Verón, la posibilidad de jugar al menos un partido en el nuevo estadio y la historia respaldando la participación, Estudiantes ya empieza a pensar en otra gesta histórica. Como, por ejemplo, la consagración de 2009.