Siempre hay una primera vez, Mariano

Los tres goles ante Banfield fueron los únicos que recibió Andújar en lo que va del torneo. El arquero tenía la valla invicta y en menos de media hora recibió tres. Hasta el momento les habían convertido a Sappa y Losada, pero el sistema defensivo del sábado dejó grietas que ni el propio arquero de la Selección pudo solucionar.

30/11/2016 09:38 Noticias
img

La derrota del sábado dejó un dato estadístico que sirve para avalar el flojísimo rendimiento del equipo en la faceta defensiva durante la segunda parte del primer tiempo: en lo que va del año, Estudiantes nunca había recibido 3 goles. Es más, es la primera vez en lo que va del torneo que Andújar recibe goles. Hasta el momento, Mariano tenía la valla invicta: no le habían convertido en las primeras cinco fechas del torneo y su rendimiento era óptimo, pero la lesión antes del partido ante Rosario Central lo llevó a estar ausente durante varias fechas en las que el equipo comenzó a ser vulnerado.

En ese orden, Losada fue su primer reemplazante y recibió 2 goles ante Central, 1 ante San Lorenzo y otro ante Racing. Luego fue el turno de Sappa, al que sólo le convirtió River y de penal. Su ingreso al equipo fue significativo y resultó una garantía, ya que pudo mantener el cero ante Colón atajando un penal en el minuto 44 del segundo tiempo. 

El penal atajado por Sappa, que le permitió al equipo seguir cosechando triunfos.

Un vídeo publicado por Revista Animals (@revistaanimals) el

La vuelta de Andújar no fue redondita. Tras luchar durante un poco más de un mes para dejar atrás una triple fractura no tuvo responsabilidad en los goles pero los fríos números estadísticos marcarán que recibió tres goles en un partido y que dejó su invicto personal, además del invicto que ostentaba el quipo y que llegó a ser la segunda mejor marca en la historia del  Club. La silueta defensiva que mostró Estudiantes en la primera mitad del partido ante Banfield dejó mucho que desear y lo pagó caro.

“Alguna vez nos iba a tocar perder. No tenemos que hacer una catástrofe de esto. El torneo es largo y va a haber una tendencia cuando falten seis o siete fechas. Debemos dar vuelta la página y ganarle a Talleres para despejar posibles dudas”, dijo el arquero en una conferencia brindada ante la prensa dando a entender que la idea es dejar atrás un mal partido y recuperar el nivel mostrado en presentaciones anteriores.

 

El sistema defensivo tendrá modificaciones. El equipo extrañó horrores a Ascacibar y la condición física de Damonte fue todo un tema. El retroceso de los laterales, también.  De tener la valla invicta durante cinco fechas, pasó a recibir 9 goles en 6 partidos -un promedio alto para un puntero del campeonato que había conseguido las estadísticas anteriormente mencionadas-.

Si bien no es para preocuparse, es para ocuparse y en eso anda el entrenador. Porque siempre hay una primera vez para todo: desde recibir tres goles en un partido hasta perder el invicto y seguir siendo líder con dos de ventaja.