Los campeones, 10 años después

A una década del título de 2006, Animals! te cuenta que hacen los integrantes de aquel equipo. Varios de ellos están en actividad, otros se retiraron y algunos se dedicaron a la directiva, como Alayes y Verón. Ortiz, Maggiolo y Calderón son los únicos que hoy son DT.

12/12/2016 09:39 Noticias
img

El 13 de diciembre de 2006 quedará grabado a fuego para todos. Los hinchas, los jugadores, los dirigentes y el cuerpo técnico que encabezó Simeone y le dio al Club un campeonato después de 23 años. La final frente a Boca y los goles de Sosa y Pavone depositaron a un grupo de jugadores en la inmortalidad. La gloria conseguida hace una década vivirá para siempre en el corazón del hincha.

 

Pero tras diez años, ¿Qué hacen ellos? ¿A qué se dedican? ¿Siguen jugando?  Animals! te propone un repaso por un pedazo de la historia grande del Club.

Del cuerpo estable de aquel equipo varios siguen en actividad. E inclusive algunos juegan en el Club. Andújar y Braña son los abanderados de aquella época que forman parte del equipo y buscan sumar una estrella más. Ambos tuvieron idas y vueltas pero volvieron para cerrar su carrera en el club.   

Angeleri y Pavone también siguen jugando y lo hacen en Argentina. Uno desentendiendo los colores de San Lorenzo y el otro los de Vélez. La vigencia y su buen estado físico hace que ambos puedan mantenerse en plenitud y que su vuelta esté latente en cualquier mercado de pases. De hecho, la bronca con Pavone de hace casi dos años quedó en el olvido y su regreso siempre está al caer.

También se mantienen en competencia Pablo Álvarez y Pablo Lugüercio. El defensor sufrió el fallecimiento de su esposa hace pocos meses y por eso debió abandonar a central para jugar por Racing. El Payaso encontró en Aldosivi una segunda casa y hace varios años se instaló en Mar del Plata.

Otro de los que juega en el fútbol argentino es Mauricio Casierra. Entró algunos minutos en la derrota del otro día en San Juan y ya suma unas cuantas temporadas en nuestro fútbol. Recordemos que fue titular en la primera parte del torneo y una gripe lo sacó del clásico. Allí Simeone incluyó a Angeleri en el equipo y lo mandó a Álvarez a la izquierda.

Ortíz, Maggiolo y Calderón se dedicaron a la dirección técnica. Los dos primeros entrenan a la Reserva desde hace un año y Caldera no tuvo buenas experiencias. Tras un inicio muy pobre en Gimnasia de Jujuy probó suerte en dupla con Rubén capria en Atlanta y los resultados no los acompañaron tampoco.

Quienes no dejaron la actividad pero ya no juegan en las grandes ligas son Diego Galván y Leandro Benítez. El ex jugador de Olimpo y River, entre otros, estuco un par de años sin jugar y en las últimas temporadas jugó Torneo Argentino B con Huracán de Comodoro Rivadavia y Sol de Mayo de Viedma. El Chino se sacó el gusto de compartir cancha con sus hermanos y jugó en Everton durante los últimos seis meses.

El único de los titulares que aún sigue en Europa es José Sosa. Si bien está en la parte final de su exitosísima carrera y su regreso siempre es el sueño del presidente, parece tener en claro que un año más al menos seguirá en el Milan. Después de haber pasado por grandes equipos y hasta haberse quedado en la puerta de un par de mundiales, la realidad indica que en 2018 podría instalarse en Argentina para cerrar su carrera en el Club.    

Agustín Alayes hace 4 años que es el Secretario Técnico. Tras un retiro un poco forzado comenzó a trabajar junto a Verón y luego continuó solo el camino que iniciaron en conjunto. Cambió y mejoró varios aspectos organizativos y futbolísticos y no sabe si en 2017 continuará en el cargo. Su presencia fue muy importante para que el equipo sea uno de los animadores del torneo.

Sebastián Verón es todo un símbolo. Se retiró, fue manager, volvió, se volvió a retirar, es el presidente y volverá a jugar. Su figura excede un cargo. Es mucho más que eso. Sueña con jugar la Copa libertadores y terminar el Estadio antes de culminar su gestión, en septiembre de 2017.

El cuerpo técnico de aquella época marcó un antes y un después. Le devolvió al hincha el hambre por ganar y fue fundamental en la consagración. Tras su salida del Club Simeone y Vivas tomaron caminos diferentes. El Cholo dirigió a River, San Lorenzo y Racing para luego instalarse en Madrid y rejuvenecer al Atlético, donde hizo un trabajo espectacular: lo agarró casi descendido y lo llevó a la cima de Europa. Vivas dirigió a Quilmes y tras un incidente con un hincha pareció haber dilapidado su carrera. Sin embargo un llamado de Alayes para dirigir la Reserva le cambió la mentalidad y hoy es el DT de uno de los animadores del torneo.

Los años pasan y el mito se agiganta. La carrera de aquel equipo una vez consumado el campeonato no hizo más que poner de manifiesto la enorme jerarquía que tenían sus jugadores y el cuerpo técnico. Hoy, 10 años después, la gloria sigue siendo un premio al esfuerzo, al trabajo y a la dedicación.