El modelo

Carlos Auzqui se convirtió en noticia por lo que hace fuera de las canchas. Lanzó una marca de ropa junto a su amigo Jonathan Silva y hasta hizo sesión de fotos para promocionarla. “Se le ocurrió a Jony y yo le di para delante”, dijo. Ejemplo de compromiso puertas adentro, también es modelo (comercial) afuera.

15/12/2016 18:05 Noticias
img

“Hace un tiempo que venimos hablando con Jony Silva y yo le metí para delante. Venimos hablando hace 3 o 4 meses de tener una línea de ropa y nos metimos de lleno. La idea fue de él y yo ayudé bastante”. La espontaneidad de Carlitos Auzqui para explicarle a Animals! que tiene ¡una línea de ropa! Es la misma para analizar un partido o para reírse cuando los hinchas lo insultaban desde los cuatro costados cuando las cosas no le salían. Esa espontaneidad lo llevó a tener un negocio con su amigo del fútbol que lo estimuló a nuevas experiencias y él dijo sí. 

Son una 💣😍 #MeatBall #CarlitosAuzqui #HaceLaDiferencia #JonySilva

Una foto publicada por Carlos Auzqui #7 (@carlosauzquifc) el

Desde hace varios meses ambos trabajan en este nuevo proyecto que vio la luz hace pocos días. Silva y Auzqui son las caras visibles de un proyecto que involucra más gente y que se comercializa y promociona a través de Facebook  e Instagram, como indican los nuevos manuales comerciales de los jóvenes. Ambos se pusieron al hombro el peso de ser dueños y –aprovechando su faceta publica- modelaron su propia creación.

Meatball es el nombre de la línea y su imagen es un perro, uno de los apodos de Carlitos. Las prendas que la marca tienen son camperas, jeans y remeras con un estilo bien marcado. Tanto Silva como Auzqui las lucen con orgullos en sus promociones y hasta incluyeron un hashtag que bien podría caracterizarlos #HacéLaDiferencia

Ambos se conocen desde hace varios años ya que recorrieron una parte del camino en inferiores y luego compartieron plantel de Primera y Reserva. A medida que los años pasaron la amistad fue creciendo y el grupo también: a ellos se sumaron Carrillo, Gil Romero y Leo Jara. Algunos, además, comparten representantes. Cada vez que pueden se juntan a cenar y añoran volver a jugar juntos, como lo hicieron en épocas de Pellegrino.

“Recién nos lanzamos, así que vamos a ver cómo nos va”, dijo Auzqui con expectativa al ser consultado sobre los pedidos y el interés del público. Seguramente cuando el hincha se entere la industria crecerá: ¿Qué mejor que usar la misma ropa que los jugadores de tu club?