Jugar un minuto en Uno, la fantasía de Verón

La Bruja arranca su era como presidente-jugador. Y en esa doble faceta, no oculta ese sueño que es de todos los hinchas: verse con la roja y blanca en 1 y 55. En esta nota, también habla el dirigente. Y hace un balance de su gestión.

03/01/2017 23:21 Noticias
img

Y llegó el día. Ahí está la Bruja. Como uno más, a la par de todos. Ahí está Verón, sí, una vez más. El hijo pródigo, el capitán de la gloria, el atleta que desafía al tiempo.  El presidente que sigue teniendo sueños de jugador. El jugador que sigue teniendo sueños de presidente (el Estadio, por caso). Y en esa doble función, ahora queda más claro que nunca, él parece sentirse cómodo. 

Sí, la Bruna atiende de uno y del otro lado del mostrador. Responde con los cortos. Y al mismo tiempo vestido de traje. Así será su vida durante este 2017. Así piensa y vive este hombre que, a los 41 años, va por un nuevo capítulo de su gigante historia. "Vamos por más", como le gusta decir. Y así es, nomás.

-¿Cómo se siente, ahora que ya estás definitivamente en la doble función?

-Pasa que yo nunca dejé de sentirme jugador. No me gusta el rótulo de presidente, no me gustan que me llamen así. Yo me siento un jugador con capacidad para gestionar. Eso soy.

-¿Y a ese jugador qué lo motiva más? ¿Jugar la Copa, el torneo o terminar el Estadio?

-La fantasía es que este desafío salga bien.  Y también hay un objetivo importante que es terminar el Estadio. Después, dependerá de donde Nelson me necesite.

-Algo está claro: gambeta y velocidad….

-Nunca tuve. Siempre fui más del pase, de anticipar los tiempos.

-¿Es es lo que juega en tu cabeza? Que no necesitás tanto despliegue físico en todo caso...

-Depende del juego, de cómo se plantea, de los movimientos del equipo... Hay muchas variantes.

-¿Y vos en que lugar te imaginás en este equipo?
-Mi posición natural por mi juego siempre fue partiendo desde atrás. Pero hay que ver los movimientos del equipo. Eso hace que vos te sientas cómodo o no. Yo hoy me siento mejor que nunca.

 

-Todos hablan del Verón jugador y es lógico, porque es la novedad. Pero el Verón presidente, ¿qué siente? ¿Que está haciendo una buena gestión?

-Yo siento que estamos haciendo las cosas bien, sí.

-¿Y qué es hacer las cosas bien?

-Hacer las cosas lógicas. Tratar de usar el sentido común. Sin mentir, porque las fórmulas mágicas no existen. Nosotros no prometimos que en tres años íbamos a bajar la deuda de 300 palos que tenía el Club. Ahora, lo que sí podemos decir, y esto lo confirmo, es que Estudiantes sinceró esa deuda y que está en vías de achicarla. Y mucho. 

-¿A qué te referís con sincerar la deuda?

-A eso, a no mentirnos, a no dar vueltas. A no decir esto es de acá, esto de allá, esto es de la AFIP pero en realidad el monto es otro porque... No, basta. Lo que debemos es tanto y punto.

-¿Qué es para vos lo mejor de tu gestión?

-El Club es un todo. Si el Club está bien, es porque la gestión y el trabajo del día a día se hizo bien. En ese sentido, creo que lo mejor que se hizo fue establecer un orden. A partir del orden, mejora todo el resto. Si tenés todo revuelto, buscás una remera, sacás una musculosa y seguís... Pero si cuando llega el invierno no sabés donde está campera, te cagás de frío. Y acá es lo mismo. No podés estar buscando y revolviendo todo sólo para salir del paso. Hay que tener un orden. 

-¿Derribaron el mito de que los proyectos deportivos no existen?

-Estudiantes tiene una lógica con respecto a sus técnicos.Y más allá de que el ciclo de Mauricio (Pellegrino) se haya cortado, esto se inició con él. Agarró el equipo a seis puntos del Repechaje y a partir de ahí se tejió y se trabajó en una lógica. ¿Cuál es esa lógica? Tener un proceso en el que cada uno, con su metodología, con su impronta, respete una línea de trabajo, una forma. Hoy el Ruso Ascacibar ya está consolidado en Primera, pero antes de subir ya sabía cómo se trabajaba, conocía el laburo que hacía el plantel profesional. Después hay una adaptación lógica, de maduración y de ritmo, pero los pibes ya llegan a Primera conociendo cómo se trabaja ahí. Eso es fundamental. Después hay otras cuestiones alrededor del fútbol que nosotros empezamos a implementar, como el aporte de la neurociencia, la parte educativa con el colegio secundario exclusivo para jugadores del Club y los talleres de oficio. Eso es algo en lo que seguiremos avanzando. 


-¿Hay un modelo Estudiantes hoy?
-Para mí sí. Lo presentamos así. Estamos saliendo al exterior para mostrarlo. Y la recepción es muy buena. 
 


-¿De qué sirve mostrarlo?

-Hay países emergentes interesados en el fútbol, como el caso de China, que a nosotros su interés nos posiciona. Hemos presentado el modelo en ese país, o en otros como India o Nueva Zelanda, que empiezan a involucrarse cada vez más con el fútbol, y la recepción que tuvimos fue buena. Son lugares donde pisan fuerte el Real Madrid o el Barcelona, pero nosotros, humildemente, de a poco vamos construyendo algo. No digo que sea lo mejor. Pero es algo. Es un proceso en el que también podemos mandar al exterior profes o técnicos para desarrollar nuestro modelo, algo que con el paso del tiempo nos irá posicionando cada vez más.

-¿Estudiantes se convirtió hoy en club que educa jugadores?
-Nuestra prioridad es formar buenas personas y por ende buenos profesionales. Y a partir de ahí tratar de que sean buenos futbolistas. Por ahí Boca o River, por citar a los dos más grandes del país, tienen otras prioridades, están más inmersos en el tenemos que ganar, entonces ellos van a necesitar comprar siempre jugadores. Nosotros, en cambio, ponemos mucho énfasis en la formación del futbolista. Y por ahí, en esa vuelta, es donde el jugador de Estudiantes marca una diferencia. Por eso en Manchester está Rojo. Por eso en Boca está Jara y Silva. Por eso en Monaco está Carrillo. Por eso José (Sosa) está en el Milan. Tenemos bastantes en todo el mundo.


-Además del proyecto, ¿también juega la necesidad y la urgencia?
-Y sí, es un poco así. Nosotros, a los chicos de las Inferiores, empezamos sacándoles la responsabilidad del resultado y eso te permite enfocarte mucho más en la formación, en las correcciones, en las formas de comportarse en un vestuario, en un plantel, en la forma de relacionarte cuando vas al exterior... Yo te puedo asegurar que vos vas caminando por el Country y, aun sin conocerte, si te cruzás un chico de Inferiores él te saluda. Eso lo inculcamos acá. Son detalles. Pero hacen a la formación del jugador, a su educación. Y sirve mucho, porque en un futuro puede ser un representante del la Selección Nacional o del fútbol argentino. No es que esto sea un patrimonio sólo nuestro o que lo nuestro sea lo mejor. El tema es que nosotros hacemos un culto de esto. Y eso se transmite. Y se potencia.
 

-Volviendo a la doble faceta. El Verón presidente sueña con terminar el estadio. Ahora bien, ¿no vas a decir que el Verón jugador no sueña con jugar oficialmente en Uno?

-Mirá, jugar voy a jugar. Puedo llegar a ser un partido oficial, un amistoso o me puedo chorear la llave y armar un picado, jajaja. Obviamente que está en mi fantasía jugar en Uno, pero nosotros primero tenemos que enfocarnos en terminar el Estadio. Y después, que pase lo que tenga que pasar. Pero ojalá el destino me encuentre jugando ahí, claro que sí...