Ni Ginobili ni Scola, González Pirez

El defensor la rompió jugando un campeonato de triples que ¡ganó! en el entretiempo de un partido de la NBA al que asistió la delegación a pleno. Los jugadores lo alentaron como hinchas y hasta hubo grito de guerra ante el asombro del resto del estadio. El “Estudiaaaan” sonó fuerte en Orlando.

07/01/2017 20:57 Noticias
img

Parecía una salida rutinaria y se transformó en un acontecimiento para el plantel. No tanto por el simple hecho de presenciar un (buen) partido de NBA sino por el protagonismo que tuvo Leandro González Pirez en la delegación que observó el encuentro entre Orlando Magic y Huston Rockets. Resulta que como parte del espectáculo, algunas delegaciones fueron invitadas a presenciar el encuentro. L a invitación contó con dos satos particulares: el mencionado de que un jugador participe de un concurso de triples y que cada equipo tenga una mascota que en el caso de Estudiantes fue “Rulo” el ex notero de CQC que fue contratado para realizar las entrevistas en el viaje vestido especialmente para la ocasión. 

González Pirez se transformó en el ganador del mini torneo producto de haber acertado 2 de 4 lanzamientos y demostrar un buen taiming no sólo para llegar a cruzar, sino también para embocar al aro. Supero con claridad a sus oponentes (10 equipos fueron representados entre los que brilló “El Galo”, la mascota de Atlético Mineiro) y se llevó el premio de ser reconocido ante un público que mucho de fútbol no entiende aunque sí de básquet.

Claro que como sucede siempre en Estudiantes, el defensor no ganó solo. Entre risas y mientras se reubicaba en la zona de plateas para observar la segunda mitad del partido reconoció la importancia que tuvo el aliento del resto del plantel al momento de cada tiro. La delegación completa, encabezados por Damonte y Desábato, encabezaron el aliento y explotaron con el místico “Estudiaaaan,  Estudiaaaan...” cuando el ex River se consagró ganador. 

La noche resultó distinta y divertida. Ideal para que el plantel se distienda y viva una experiencia única en plena pretemporada.