The lab of Vivas

...O el laboratorio de Vivas. Nelson utiliza los partidos de preparación en EE.UU para darle forma a su nuevo Estudiantes. Analiza cambiar el sistema, jugar con línea de tres y potenciar a los puntas con más desborde y llegada del equipo en general. No se rinde por Solari y espera un refuerzo más. Ah, además avisa: “Serían un puñal que se vaya alguno de mis jugadores”.

11/01/2017 16:10 Noticias
img

El cierre de año lo encontró intranquilo. Si bien sabía que podían tener un bajón después de diez meses muy buenos, nunca pensó que de los últimos cuatro partidos iban a perder tres. Que el equipo no funcione como en las primeras fechas era una chance pero no que la cosecha de puntos sea tan floja y dilapidar la ventaja de cinco puntos que tuvieron durante una buena parte del segundo semestre. Nelson Vivas dejó de lado la preocupación para ocuparse de cómo resolver los problemas que el equipo mostró en el final de 2016.

Aprovechando la tranquilidad de la pretemporada, empezó a plasmar en cancha lo que mostró en algún momento y tiene en la cabeza hace mucho: jugar con línea de tres, poblar la mitad de la cancha y apostar al desequilibrio individual para desnivelar en los últimos metros. Para comandar la última línea cuenta con la experiencia de Desábato, que es un poco su voz dentro de la cancha. Se apoya en él no sólo por ser el capitán, también por su forma de ver el fútbol. Buscó en González Pirez (aún sabiendo que está avanzado su pase al fútbol esadounidense) taiming y velocidad y espera con ansias el regreso de Schunke, a quien contará para los amistosos ante Boca y San Lorenzo. La llegada de Dubarbier fue muy valorada por el DT, que lo considera un Facundo Sánchez zurdo. El ex Gimnasia le da marca, velocidad y buenas variantes ofensivas, algo de lo que mostró en el primer tiempo ante Bayer Lverkusen.

En lo que más sabe Vivas que tendrá que trabajar es en la mitad de la cancha. Por ausencias momentáneas (Ascacibar y Tití) y permanentes (Solari –si no cambia algo de último momento- y Cavallaro –a quien podría contar recién en mayo-). Allí habrá que trabajar movimientos entre laterales y delanteros y empezar a imaginar el lugar que ocupará Verón en los partidos que juegue. Su idea es que los delanteros retrocedan para ocupar puestos defensivos hasta la mitad de la cancha y que el equipo sea un bloque para atacar y defender con Viatri como cabeza de área.

En el fútbol el dinamismo de los hechos llevan a los protagonistas a una rotación constante. Es idea de Nelson buscar variantes para que el equipo vuelva a rendir como ya lo hizo el año pasado, más allá del esquema a utilizar. “Estamos probando. Es un esquema que los chicos conocen y buscamos variantes para mejorar”, dijo en diálogo con Radio Provincia tras el amistoso que el equipo le ganó a Chivas USA y sorprendió cuando le preguntaron por refuerzos: “La vuelta de Solari sería un muy buen refuerzo. Además nos gustaría incorporar a alguien más adelante”