Problemas de (in) disciplina

Vivas terminó conforme la gira por EE.UU aunque le preocupó mucho las expulsiones que sufrió el equipo en los amistosos de la Florida Cup. No quiere más rojas y lo remarcó puertas adentro y, también, en diálogo con la prensa. Sabe que jugar con uno menos es mucha ventaja para la idea de juego que quiere plasmar en cancha.

16/01/2017 11:05 Noticias
img

“Ya nos pasó el año pasado que por los problemas en el clásico perdimos a Andújar y Damonte varios partidos y eso nos complicó el campeonato. Las únicas manchas negras de esta semana fueron la lesión de Viatri y las expulsiones. Tuvimos dos expulsados en dos partidos .Y lo remarco porque no nos puede volver a pasar”. 

Hace un rato que terminó el partido de la vuelta de Verón y Vivas está enojado. No quiere que los errores se repitan y le duele que, lo que dijera hace una semana, no sea un simple recuerdo. Lo fastidia tener que machacar sobre un tema que no debiera ser motivo de charla. Mucho más por cómo se dieron las expulsiones y quienes protagonizaron los actos de indisciplina. Porque acepta que el equipo se quede con uno menos por situaciones de juego pero no por pegar una patada de calentura, entrar en discusiones estériles en un amistoso o pegar un codazo en un córner...

El clásico que terminó a las trompadas aún le duele a Vivas. Le quedó la sangre en el enojo porque no se saca de la cabeza que sin ese incidente el equipo hubiera podido pelear de igual a igual el primer puesto con Lanús durante el primer semestre de 2016. Y el que se quema con leche... ve una vaca y llora. Por eso quiere dejar las reglas claras y no tener que lamentar problemas de conducta durante los torneos oficiales.

 “El fútbol está cambiando y se buscan muchas variantes ofensivas. Hoy escuché que Gallardo también está trabajando con línea de tres para potenciar el aspecto ofensivo, como se hace en otras partes del mundo. Y quedarse con un jugador menos hace que nuestro plan se altere y otorguemos demasiada ventaja en el equilibrio que el equipo debe tener para jugar de la forma que queremos”.

Vivas no se enoja porque sí. Lo hace con un fundamento y pensando en lo mejor para el equipo. Sabe que jugar con uno menos alteraría demasiado lo que está practicando y por eso es su bronca. Mucho más porque los expulsados fueron jugadores de experiencia y jerarquía, como Braña y Toledo, que saben que cometieron errores.

La disciplina es el punto a corregir. Porque jugando 11 contra 11 Vivas confía que su equipo está capacitado para hacerle frente a cualquiera.