Quién es el pibe que puede irse antes de debutar

Con apenas 19 años, Juan Foyht es una de las mayores promesas que tiene el Club. Juega como central y es titular en la Selección Sub 20. Pese a no haber jugado en Primera, los dirigentes ya tuvieron conversaciones para vender el 50% de su ficha al fútbol francés.

20/01/2017 11:33 Noticias
img

Cuando Juan Foyth llegó al Club, allá por 2009, nunca imaginó este presente. No tanto por llegar a ser uno de los jugadores más renombrados de un mercado de pases, sino por estar a tiro de Primera jugando como marcador central. Claro, él llegó con la idea de que sus goles lo lleven a los primeros planos para debutar en el equipo que en aquel momento ganaba la Copa Libertadores pero el fútbol le tenía una sorpresa preparada. A medida que los entrenamientos pasaban, su posición en el campo iba retrocediendo. Así fue que primero fue delantero, luego volante interno y hasta se recostó al costado derecho de la defensa con la firme intención de encontrar su lugar en el equipo y no dejar la titularidad a pesar de la rotación. Pero había un problema: su velocidad. Al no ser un jugador rápido pero con un gran sentido de la ubicación, el DT Martín Gaimaro lo ubicó como marcador central y nunca más cambió de puesto.

Su capacidad para manejar la pelota lo hace un central distinguido. Su porte impacta y su manejo de balón, también. Si bien es imposible confirmarlo, sus raíces como delantero y su paso por la mitad de la cancha dejaron su huella en el pulido trato de balón que muestra. Su dedicación al entrenamiento y su pormenorizado cuidado personal lo llevaron a tener un 2016 de puro crecimiento. Tras destacarse en su categoría, el salto a la Reserva fue natural. A medida que los partidos fueron pasando se sintió cada vez más cómodo y se volvió cuerpo estable del plantel conducido por Fernando Ortiz.

Ahora bien, ¿cómo llegaron los empresarios que buscan quedarse con el 50% de su ficha a conocerlo? La historia es larga. Foyth jugó con su división el torneo de malasia en 2015. Allí dejó una grata impresión, no sólo por su juego sino por su forma de ser. Profesional de pura cepa, se encarga de entrenar, no se detiene en pequeñeces, maneja bien el perfil bajo y eso en Europa cotiza en bolsa. Su físico, atlético y privilegiado, también fue un buen gancho para que pregunten por él. De hecho, ya en esos momentos distintos scouting de varios clubes preguntaron condiciones y anotaron su apellido con resaltador.

El final de 2016 lo encontró en un momento inmejorable. Afianzado en la Reserva fue convocado al Sub 20 y estuvo a punto de viajar, en medio de la crisis de AFA, a jugar un torneo a España cuando el Vasco Olarticoechea tuvo que hacerse cargo de los pibes que fueron a los juegos. La llegada de Ubeda no modificó su realidad: no sólo siguió siendo parte del plantel sino que cerró el año con la chance real de jugar el Sudamericano.

 

Antes de irse, cumplió con otro sueño. En plenos rumores sobre una potencial salida, firmó su primer contrato con Estudiantes hasta 2019. De esa forma el Club se aseguró a una de sus promesas antes de ir a meterse en la boca de lobos de los representantes y entidades poderosas que muchas veces utilizan esta clase de torneos para chupar jugadores sin dejarles ganancia a los clubes que los formaron.

Juan Foyth es uno de los nombres del verano. Su aparición en el mundo Estudiantes fue toda una sorpresa, casi tanto como cuando Vivas lo incluyó en la lista de la Copa Sudamericana. El detalle es que ahora es noticia por rendimiento y, también, por una hipotética transferencia.