¿Qué dijo Vivas en el entretiempo sobre el 3-4-3?

Tras el mal primer tiempo ante Boca, el DT charló con el equipo sobre el nuevo esquema y decidió cambiar. ¿Lo seguirá ensayando o quedó sepultado?

22/01/2017 12:36 Noticias
img
"No le encontramos la vuelta al sistema. En el primer tiempo, lo sufrimos". Las palabras de Leandro Desábato fueron claritas. Marcaron que el equipo no se siente cómodo con el 3-4-3 que Vivas buscó impulsar en este 2017. Incluso, la voz del capitán tampoco no fue la única que se alzó. En el mismo tono se expresó Nacho Bailone, quien sufrió la inestabilidad del equipo desde la otra punta de la cancha. El esquema, entonces, será sin dudas el tema que dominará el mundo Estudiantes en esta semana. ¿Qué hará el técnico? ¿Insistirá con esta idea o la sepultará a partir del mal partido ante Boca y de la incomodidad de los jugadores?

 

Por lo pronto, en el entretiempo del partido jugado en Mardel dio una señal: se hizo cargo de que el nuevo esquema no le estaba haciendo bien al equipo y se lo reconoció a los jugadores. Por eso, decidió modificarlo en el segundo tiempo. "Nelson quiso cambiar y ahí se volvió a ver el Estudiantes que conocemos: más ordenado y agresivo. De hecho, hasta la expulsión de Umeres, estábamos mejor", concluyó el Chavo Desábato, tajante, en Fox Sports.

 

 

 

 Lo concreto es que, ante Boca, el equipo dejó varias grietas en defensa, justamente lo que Vivas creía que este esquema iba a potenciar: otorgar una mayor solidez en el fondo. Y hasta intuía que podía darle una mejor contención a Verón, cuando le tocara jugar, algo que había declarado en una de las últimas conferencias. Pero evidentemente, hasta ahora, fue mayor el perjuicio que el beneficio, aunque es cierto que recién tuvo su primera prueba en serio.

Vale, en este caso, la aclaración: no es que Vivas cambió el sistema por Verón, sino que probó esa variante para potenciar también otros puntos del equipo, aunque está claro que los jugadores no se sintieron cómodos. Y por ahí pasa ahora la disyuntiva del DT: si insistir con algo que sus dirigidos no están convencidos o darle una vuelta de rosca para que lo puedan asimilar.

 

Otra cuestión fundamental es que, para desarrollar esa línea de tres, es fundamental la presencia de González Pirez (que ante Boca no jugó) para acompañar en la marca a Desábato y Schunke, pero resulta que el ex River podría ser vendido esta semana a Estados Unidos, por lo que es otro detalle a tener en cuenta.

En definitiva, más allá de que hay tiempo para reconsiderar la fórmula y que todavía no se sabe cuándo arrancará el campeonato, el sistema (y el rendimiento del equipo) le ha generado una preocupación extra a Vivas, quien tras el 0-2 con Boca se fue sin hablar. Un detalle que llamó la atención, sobre todo por tratarse de un amistoso de verano, pero que es un indicio más de la inquietud que dejó esta derrota en Mar del Plata.