Olimpia o Botafogo, esa es la cuestión

Paraguayos y brasileños pelean por llegar a la fase de grupos de la Copa y ser anfitriones en el debut de Estudiantes a mediados de marzo. Vienen de cargarse a dos pesos pesados en la primera eliminatoria y mantendrán un choque durísimo para ganarse un lugar en el Grupo 1. Pro y contras de dos potenciales rivales que serán complicadísimos.

12/02/2017 10:16 Noticias
img

En toda Copa Libertadores hay un "grupo de la muerte". Se lo denomina de tal forma por la jerarquía de los equipos que integran la zona. En esta edición 2017, esa suerte parece haber corrido Estudiantes. A los ya conocidos Atlético Nacional -último campeón de la competencia- y Barcelona -con lo que significa el viaje hasta Guayaquil- se sumará en las próximas semanas otra peso pesado que saldrá de la eliminatoria que sostendrán Botafogo de Brasil y Olimpia de Paraguay y podría arrojar un grupo con 3 Campeones de América.

 

Olimpia es uno de los grandes del continente y ganó la Copa tres veces. En 1979, en 1990 y en 2002 (guiado esta última vez por Nery Pumpido como entrenador y con Gastón Córdoba en su plantel). Jugó su última final hace tres años cuando perdió frente al Mineiro de Ronaldinho. En aquel equipo jugó Juan Manuel Salgueiro, el uruguayo que fue campeón con el Club en 2009.  

Tras algunos años de reacomodamiento, la llegada de Dominguez Dib a la presidencia lo potenció como uno de los clubes más importantes de América otra vez. Se posicionó interna y externamente y logró una gran fortaleza económica para darse el lujo de armar planteles competitivos. Contrató a Pablo Repeto, el técnico revelación de la Copa pasada por llevar al humilde Independiente del Valle a jugar la final tras eliminar a Boca en la Bombonera, y repatrió a Roque Santa Cruz, el histórico goleador que jugó tantos años en Europa. En su plantel tiene un par de argentinos: Hernán Pellerano y Pablo Mouche, quien pegó la vuelta tras un breve paso por el Viejo Continente luego de ser campeón con Lanús. 

Con 105 temporadas en primera y ningún descenso es equipo récord en el mundo. Se consagró 40 veces en el torneo doméstico y fue Campeón del Mundo en 1979. 

En la primera fase le ganó a Independiente del Valle en Asunción después de haber empatado 1 a 1 en Ecuador. Jugó con un 4-4-2 de visitante que cambió a un 4-3-3 en la vuelta para buscar el partido con mayor ambición. Allí fue donde se produjo el ingreso de Pablo Mouche al equipo.

 

Por su parte, Botafogo es un equipo mucho más humilde que tiene un plus: es brasilero. Y el origen de los equipos en la Copa es todo un dato. Llegó a esta instancia al dejar en el camino al Colo Colo. Le ganó 2 a 1 en Brasil -utilizando un sistema 4-3-2-1- y empató 1 a 1 en Chile -jugando 4-4-1-1. Cuenta entre sus filas con Walter Montillo, quien es el único argentino que tiene en su plantel. La curiosidad es que uno de sus delanteros es de origen camerunés: Joel Tagueu, de apenas 23 años.

Si bien es uno de los clubes más populares de Brasil, no es ni Palmeiras ni Corinthians y tampoco sus vecinos Flamengo o Fluminense. Es cierto que forma parte del llamado "Grupo de los 12" que involucra a los equipos más poderosos del país, pero está un escalón por debajo de los anteriormente mencionados. Su clásico es Vasco da Gama y el perfil del club excede el fútbol. Su amarradero lo convirtió en potencia en deportes náuticos y goza de una enorme reputación entre los cariocas.  

Botafogo nunca ganó la Copa Libertadores. Sí pudo llegar a obtener la Copa Conmebol en 1993, cuando le ganó por penales a Peñarol en Montevideo. 

Desde 2007 juega como local en el Engenhao, un estadio municipal que fue construido para el Mundial de Brasil y que concesiona desde su inauguración. Allí jugó Estudiantes los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana en 2008, cuando empató 2 a 2 luego de haber ganado 2 a 0 en La Plata y se clasificó a la Semifinal.

 

La llave de eliminación comenzará el miércoles 15 de febrero y los brasileros serán locales. En ese momento comenzará a definirse el cuarto elemento del Grupo 1.