El corazón, el refuerzo y el desequilibrio

Ascacibar, Tití y Foyth descansan tras clasificar milagrosamente al seleccionado Sub 20 al Mundial y Vivas cuenta los días para tenerlos. Cada uno en lo suyo, pintan para ser muy importantes en el año deportivo que arranca en marzo y el equipo los necesita.

13/02/2017 21:47 Noticias
img

Fue un enero complicado, también para ellos. Así como Estudiantes sufrió el verano, ellos también lo sufrieron. Recién en el último suspiro del Sudamericano Ascacibar, Rodríguez y Foyth pudieron liberar tanta tensión y adrenalina guardada. La participación Argentina estuvo cerca de ser un papelón pero esta vez por suerte estuvo Brasil. La última jornada fue no apta para cardíacos pero por suerte salió bien para los pibes argentinos que dejaron el alma por ir a la Copa del Mundo. Lo consiguieron de forma desprolija, jugando mal y hasta no sabiendo quién los dirigirá en medio oriente a mitad de año; pero el objetivo de clasificar se cumplió. y ellos, los tres pibes de la Escuela,  descansan para volver con las pilas puestas al Country el lunes próximo. 

Santiago Ascacibar fue el que más desgaste psicológico tuvo. Venía de quedar eliminado en primera ronda en los JJ.OO de Río y sabía que no ir al Mundial sería un golpe difícil de digerir. Por su ascendencia en el grupo fue capitán indiscutido. Y dentro de la cancha hizo valer su condición: aún con errores y lejos del nivel del primer semestre, fue el jugador más valioso del equipo. Sus ganas de no fracasar fueron vitales para no claudicar. Cuando todo parecía perdido alzó la voz en el vestuario y le dio a sus compañeros un envión anímico para mantener la esperanza. Acaso el mejor reconocimiento surgió de Gustavo Piñero, el entrenador de arqueros del equipo y reconocido hincha de Gimnasia, que eligió fotografiarse con él para resumir su alegría por la clasificación. 

 

Lucas Rodríguez tuvo un torneo con altibajos. Empezó como titular y pareció que se quedaba con el puesto pero le tocó salir y jugó menos de lo pensado. Pudo marcar un gol en el 5 a 1 ante Bolivia y tuvo algunas muestras de calidad propias de su juego. Sin embargo, lejos está de ser una fija para el Mundial...

 

A otro que el torneo le costó y mucho fue a Juan Foyth, el pibe que siguen los franceses y podrían pagar una fortuna por su pase. En sintonía con el equipo, no pudo demostrar porque se habla de un pase multimillonario cada vez que su apellido aparece en los medios. Es cierto que el sistema defensivo lo ayudó poco y nada, pero eso no quita que su nivel lejos estuvo de ser el ideal.  

Ahora los tres tendrán una semana de vacaciones para sacarse de encima el stress del torneo y meterse de lleno en Estudiantes. Ascacibar y Tití pintan para titulares y Foyth como un recambio permanente -mucho más ante la venta de González Pirez-. 

Con el deber de haber cumplido con el objetivo de clasificar al seleccionado a la Copa del Mundo de la categoría, ahora sus pensamientos están centrados en colaborar para que el verano sea un mal recuerdo para Vivas y el plantel.