El equipo que Verón no pudo disfrutar

El presidente se lamenta por el momento económico por el que pasa el país ya que no le permite proyectar a largo plazo. Los inversores escasean por la falta de previsión y estabilidad y las ventas se multiplican para mantener la economía. Los nombres que le hubiese gustado mantener

16/02/2017 09:47 Noticias
img

El trabajo de dirigente nunca es fácil y menos en el país en el que vivimos, donde la combinación entre los desorbitados sueldos de jugadores y entrenadores choca con la realidad social del deportista amateur. Lograr un equilibrio es todo un desafío. Inclusive para Sebastián Verón, el presidente/jugador que conoce a la perfección las dos caras de la moneda.

Más allá de ser una figura reconocida con acceso a lugares desconocidos para el 80% de los dirigentes, a Verón también le cuesta juntar el mango para que el Club esté equilibrado. Y eso muchas veces lleva a ventas que no le caen bien al hincha y a decisiones dificiles de tomar. ¿Equipo competitivo o Estadio? ¿Refurzos o mantener al día el plantel? ¿Prioridad deportiva o crecimiento institucional? Esas preguntas rondan constantemente en la cabeza del presidente, que de a poco va consiguiendo contestar en base a su visión diaria del Club.

"Yo antes invertía en el país y hoy me está costando. Los inversores hoy dudan. No es sencillo cuando no te dan garantías de lo que va a pasar de acá a seis meses", dijo Verón en una entrevista al Diario La Nación.

A La Bruja le duele el momento porque no resalta el trabajo que hizo el Club en los últimos años. Cree que bajo otras circunstancias podría haber mantenido a Cerutti, Vera, Carrillo, Rulli, Correa, La Gata, Román Martínez, Jara, Silva y Sánchez Miño. "Qué equipazo tendríamos", se lamenta puertas adentro. Sabe que bajo otra coyuntura del país varios de ellos podrían haberse quedado. No reniega de las ventas, aunque sí del contexto. Estudiantes no pudo retener a Román porque se terminó el contrato y Lanús le ofrecía más dinero. Algo parecido pasó con Gastón Fernández y Sánchez Miño. Sostiene que con un período más de Jara, Correa, Carrillo, Silva y Rulli en el plantel los logros deportivos llegarían inevitablemente. Los considera jugadores de primer nivel pero no se olvida de la otra parte de la película: por sus salidas entraron a Tesorería casi 30 millones de dólares.

 

"Nosotros optamos por tener un club ordenado sin dejar de ser competitivos. Con las ventas que hicimos estamos tranquilos hasta mitad de año", afirma el residente cada vez que puede.

 

Rulli; Jara, Schunke, Desábato y Silva; Román y Ascacibar; Cerutti, La Gata y Correa; carrillo bien podría ser el equipo con el que soñó el presidente. Varios de ellos se fueron dejando una imagen extraordinaria. Si bien es cierto que en el fútbol los hubiera y hubiese  no existen, Veron tiene razón: es un equipazo.

La realidad del fútbol argentino golepa a todos por igual. Estudiantes tiene una buena base de jugadores para bancarse una mala etapa aunque el crecimiento parece tener un techo. Hasta que el país no funcione mejor será dificil conseguir la armonía que el presidente quiere. Mientras tanto la idea general no se detiene: lograr la vuelta a casa y apostar a la promoción de los juveniles que, a la corta o la larga, son los que producen los grandes ingresos.