Jugar hasta los 40, el sueño de Andújar

Mariano se ilusiona con meterse en el selecto grupo de aquellos futbolistas que desafían el paso del tiempo, como sus amigos Verón o Desábato, y poder jugar "al menos 7 años más". En una entrevista al Diario El Día expresó sus ganas de seguir compitiendo y mantenerse en la Selección. ¿Qué otros arqueros llegaron en actividad hasta los 40?

20/02/2017 10:28 Noticias
img

- ¿Que hayas renovado y que Estudiantes no te haya vendido a Boca significa que te retirarás aquí o es imposible afirmar eso en el fútbol?

- "No lo sé, yo creo que tengo por lo menos siete años más para jugar, me siento bien. Cuando vine dije que venía a competir, no dije que me venía a retirar. Me falta un montón de carrera y puedo mejorar todavía, no pienso en el retiro, por lo que no puedo afirmar si me voy a retirar acá o no. Obviamente que sería algo lindo por cómo se dio toda la historia, pero es algo que está muy lejos".

La respuesta de Mariano Andújar es toda una declaración de principios. Quiere competir, seguir vigente y sabe que tiene un físico privilegiado que preparó para hacerlo. Por eso lo que para muchos significaba un regreso para ponerle punto final a su carrera para él no lo es. Ni por asomo. Sus ganas de entrenar están intactas y las de seguir aprendiendo también. Sabe que el puesto requiere una superación diaria y confiesa seguir observando para aprender e incorporar detalles a su juego.

Si cumple con su objetivo de "seguir jugando siete años más" llegará a meterse en la selecta lista de "los arqueros de las cuatro décadas", esos que no abundan pero que existen. Como Amadeo Carrizo, El Pato Fillol o El Loco Gatti. Los tres marcaron un antes y un después para los arqueros argentinos. Amadeo atajó hasta los 44 y para una buena porción del mundo futbolero fue el mejor de todos los tiempos. Su historia en River lo llevó a la condición de ídolo indiscutido aún al día de hoy. El Pato hizo una carrera brillante y hasta fue campeón del mundo. Modernizó la forma de atajar y colgó los guantes a los 40, justo en un River -Vélez, dos de los tres equipos que lo marcaron a lo largo de su vida. El Loco dejó de jugar profesionalmente a los 44, pero después se dedicó a despuntar el vicio y a divertirse un poco más de lo que hacía dentro del campo jugando por los puntos. Su carrera incluye a Atlanta, Gimnasia, Unión y Boca. Su estilo y su vestimenta quedarán como una marca registrada que por momentos taparon sus excelentes condiciones para atajar. Fue pionero en utilizar los pies, algo tan habitual en los arqueros de hoy. 

 

En el plano internacional los casos se multiplican. El más cercano es el de Faryd Mondragón, el colombiano ex arquero de Independiente que dejó de jugar tras perder los cuartos de final del Mundial de Brasil con la selección colombiana. También Rogerio Ceni, el arquero que brillo en San Pablo y es el máximo anotador entre los porteros: convirtió 132 goles producto de su excelente ejecución de tiros libres y penales. otro que dejó su huella un poco más en el tiempo fue René Higuita, el colombiano famoso por sus condiciones pero también por su extensa cabellera y sus particulares formas de atajar. Recordado por su gran manejo del balón, pasó a la inmortalidad tras ensayar una jugada muy particular que fue bautizada como "el escorpión" y consistió en sacar la pelota de taco...

 

Lev Yasihn fue considerado por muchos como el mejor arquero de todos los tiempos. La Araña Negra -apodado de esa forma por su vestimenta y la impresión de tener ocho brazos para detener la pelota- jugó cuatro mundiales, ganó la Eurocopa en 1960 y fue medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Australia en 1956. Un revolucionario para la época. El italiano Dino Zoff, el chileno Livingtone o el holandés Var der Saar son otros que dejaron su huella con 40 años. Esa edad a la que Andújar sueña llegar para anunciar su retiro. 

Foto: Prensa Estudiantes.