Fernández: del fracaso en Estudiantes a la idolatría en Botafogo

Roberto "El Gatito" Fernández fue a clave para que el debut del equipo de Vivas en la Copa Libertadores sea el 14 de marzo en Brasil ante Botafogo. El arquero que pasó por el Club en 2009 atajó 3 penales para clasificar a los cariocas y completar el Grupo 1.

23/02/2017 08:44 Noticias
img

Pocos lo recuerdan. Casi nadie. Y no es para menos porque prácticamente no atajó. De hecho su única aparición en el arco fue en un partido amistoso en Salta cuando el equipo Campeón de América jugó con mayoría de suplentes frente a Vélez en un cuadrangular para cumplir con compromisos comerciales. Roberto Fernández, el arquero que se metió en la historia grande de Botafogo por detener 3 penales en la serie ante Olimpia de Paraguay y darle a su equipo el pasaje a la fase de grupos de la Copa Libertadores pasó por el Club. Fue un paso efímero y que no dejó un gran recuerdo. Para nada. Pero la curiosidad radica en que después de 8 años la vida lo vuelve a poner en el camino de Estudiantes. 

Fernández llegó para pelear el puesto con Damián Albil por la salida de Mariano Andújar. Con poco más de 20 años fue una apuesta que no salió bien. Llegaba tras haber sido campeón con Cerro Porteño en 2007 y con al aval de ser "el hijo de...", ya que su padre fue un gran arquero con reconocimiento a nivel mundial. 

Con el correr de los días y a medida que los entrenamientos fue quedando cada vez más relegado y el puesto con Albil lo peleó Taborda, a tal punto que estuvo a punto de atajar la final del Mundialde Clubes ante el Barcelona. Fernández formó parte de la lista pero no le dio para pelear con los otros arqueros y debió conformarse con el tercer lugar. 

Su carrera después dio un vuelco y pudo demostrar sus aptitudes en otros equipos. En nuestro país jugó en Racing y volvió a Paraguay para jugar en su querido Cerro, donde es ídolo. Tras un breve paso por equipos de menor valía de Brasil, Botafogo lo contrato este año y en la serie de penales ante Olimpia se ganó el cariño y la ovación de los hinchas.