El día que se rompió la amistad

La historia con Vélez tiene partidos inolvidables, goles muy festejados y un quiebre en la relación de las hinchadas. Amigas hasta 2003, un gol de un joven José Sosa desató una batalla campal por las calles de Liniers que dejó sin efecto una relación de años. ¿Por qué y cómo empezó todo? El rol de Bilardo y otro goles que todavía retumban en el Amalfitani.

01/03/2017 23:16 Noticias
img

Hasta fines de junio de 2003 las hinchadas de Vélez y Estudiantes gozaban de una maravillosa relación. No sólo compartían tribuna cada vez que los equipos se enfrentaban, sino que era habitual observar intercambio de camisetas entre sus hinchas que luego las lucían, orgullosos, domingo tras domingo. También era común ver hinchas apoyando al otro equipo cuando no jugaba el suyo y hasta un mito de tribuna indica que un ex jefe de la Barra de Estudiantes se fue a Liniers para seguir con su actividad una vez agotado su liderazgo en La Plata. 

Esa relación llegó a su fina hace casi 15 años. Específicamente fue el 29 de junio de 2003, cuando el equipo de Bilardo le ganó 1 a 0 al Fortín dejándolo sin chances de campeonar en su pelea con el River de Pellegrini. Estudiantes llegaba a los tumbos y El Doctor llevaba apenas 8 partidos en el banco. Su idea fue incorporar pibes y uno de esos fue un tal Sosa. A los 27 minutos de la primera parte El Principito se aprovechó de una jugada sucia que derivó en el 1 a 0 y sirvió para conseguir tres puntos vitales en aquel momento. 

 

 

A pocos minutos de culminar el partido y mientras los hinchas festejaban la victoria resaltando la figura de Bilardo, algunos hinchas de Vélez intentaron agredir a periodistas e hinchas que estaban en la zona de plateas y se desató una batalla que siguió fuera del estadio. Las malas lenguas contaron que los simpatizantes locales habrían contado con complicidad policial y dirigencial para provocar semejante emboscada. A partir de allí, ya nada fue igual.

Cada partido en Liniers tuvo matices pero, lejos de achicarse, Estudiantes sacó chapa varias veces. De hecho consiguió algunas victorias muy importantes y un empate que quedará en la historia porque significó un campeonato.

El gol de Alayes en 2006 

En plena pelea con Boca, el equipo de Simeone ganó 1 a 0 y sufrió bajas de peso justo en la previa del partido ante River. El arbitro Furchi echó a Verón antes de terminar el primer tiempo y le sacó la quinta amarilla a Pavone. A los 8 minutos del primer tiempo, Agustín hizo un gol para ser puntero transitorio y luego ser campeón. 

 


El gol de La Gata en 2010

En el Clausura en el que el equipo se Sabella fue subcampeón hubo otro partido memorable en Liniers. Otra vez el árbitro fue Furchi y otra vez expulsó a Verón. Ah, otra vez la expulsión fue en el primer tiempo. En medio de tanta adversidad, el equipo supo sobrellevar el partido con una actuación de antología de José Sosa. Su partido memorable sirvió para sostener el 1 a 0 que el equipo consiguió a los 4 del primer tiempo con un cabezazo (inexistente) de La Gata ¡qué se desvió en su propia mano!

 


El empate que valió un campeonato

El partido correspondió a la fecha 12 del Apertura 2010y sirvió para mantener la ventaja de 3 puntos sobre Vélez. El partido terminó 0 a 0 y el equipo de Sabella casi lo gana sobre el final con un cabezazo de Fede Fernánadez. El encuentro fue muy friccionado y, para variar, Estudiantes sufrió otra expulsión: esta vez no fue Verón, sino Gabriel Mercado.