Casi una década en la elite

Andujar vuelve a la Selección, donde no faltó casi nunca desde 2007, y cuenta con serias chances de atajar por la inactividad de Chiquito Romero en Manchester. Más allá de eso el Club encontró en él un embajador que participó de 2 Mundiales, 3 Copa América y Eliminatorias y es uno de los jugadores con más injerencia en el grupo. Un lujo que pocos pueden darse…

03/03/2017 22:34 Noticias
img

La noticia fue una caricia al alma. Mientras el fútbol argentino pasa por uno de los momentos más delicados de su historia, la Selección aún conserva cierta dosis de prestigio –especialmente por la calidad individual de los jugadores que la componen con Messi a la cabeza- y de ese equipo que lucha por llegar a Rusia 2018 formará parte Mariano Andújar, el arquero de Estudiantes. Bauza definió la lista (que incluye a unos cuantos ex: Pérez, Roncaglia, Mercado y la vuelta de Rojo) y Mariano vuelve con un extra: va a competir por la titularidad más de cerca debido a la falta de minutos de Romero en el arco del Manchester. Es más, es un secreto a voces por Ezeiza que El Patón tenía la idea de verlo en el arco en la anteúltima fecha del año pasado, justo cuando se lesionó en la previa del partido ante River. Ahora, recuperado aunque un poco lejos de su nivel habitual, Mariano podría tener su gran chance.

Para Andújar el llamado llega en un momento especial de su carrera. Jugará Copa Libertadores con Estudiantes –la misma que ganó en 2009-, está peleando el torneo local y este año cumplirá 10 años en el arco de la Selección. Su primera vez fue en noviembre de 2007 para disputar los partidos ente Venezuela y Bolivia en la previa del Mundial de Sudáfrica 2010. Su debut en el arco fue el 6 de junio de 2009 ante Colombia, cuando el equipo ganó 1 a 0. Tras la derrota 3 a 1 ante Brasil en Rosario, Maradona decidió sacarlo y darle continuidad a Sergio Romero, el dueño del puesto más allá de algunos vaivenes. Ese partido ente los brasileños fue un quiebre en su pelea por quedarse con el lugar.


Una lesión de Romero le devolvió la titularidad en 2011 en un par de amistosos. Por la lesión de Oscar Ustari fue convocado a la Copa América y luego, ya con Sabella como entrenador, fue subcampeón del mundo en Brasil 2014. También participó de las finales perdidas ante Chile en la Copa América que se disputó tras la cordillera y también de la que se jugó en EE.UU. Lo curioso del caso es que no pudo atajar un solo minuto ni en los dos mundiales que jugó y tampoco en las 3 copas en las que participó.

Contarlo en el plantel es un lujo para el Club. Que esté tan identificado con los colores, también. Habrá que repasar minuciosamente la historia para encontrar un caso de características similares. Un jugador que no nació en Estudiantes, que se haya transformado en uno de los tres mejores de la historia en su puesto y que, además, lleve 10 años como cuerpo estable del seleccionado no es cosa de todos los días. Bien por él.