¿Por qué aceptaron?

Alayes y Verón volverán a jugar al fútbol pese a la carga horaria de sus obligaciones. Ambos dieron el sí buscando cumplir con un rol solidario que le permita a Estrella de Berisso crecer como institución.

17/08/2016 19:28 Noticias
img
img

“Cuando Sebastián me dijo que sí no lo podía creer. Me temblaban las piernas”. La frase de Christian Serrano, entrenador de Estrella de Berisso, resume lo que significa para un club de la Liga Amateur Platense la presencia del presidente dentro de la cancha.  El DT es editor de videos en el club y fue determinante para que Alayes y Verón acepten formar parte de la lista de buena fe del equipo más ganador de la liga.

La cosa comenzó hace ya varios meses. Específicamente cuando el club de Berisso sufrió un par de robos en sus instalaciones y Verón consultó a Serrano sobre necesidades, problemas diarios y formas de ayuda. Estrella había colaborado en el verano prestando sus instalaciones para que el club juegue un amistoso para que Andújar y Damonte cumplan con las fechas de suspensión por los incidentes en el clásico y varios jugadores brindaron una charla para los chicos de inferiores.

Con el tiempo la relación entre Serrano y sus ahora jugadores se fue afianzando en base a buen trabajo y confianza. La charla se hizo fluida y el entrenador es cada vez más y mejor valorado puertas adentro, ya no sólo por su trabajo -de excelencia por cierto-  sino por su fidelidad por el club: desechó varias ofertas para emigrar, entre otras una de Gabriel Milito para ser su ayudante de campo en Independiente.

Una vez que el plantel regresó de la gira por Nueva York, donde Verón supervisó la compra de tecnología para mejorar la infraestructura del club, Serrano insistió sobre la posibilidad de que La Bruja vuelva a las canchas y encontró un sí como respuesta con un condicionante: el tiempo. El Presidente aceptó que un “par de partidos va a jugar”, pero no tendrá el compromiso que asumió cuando fue campeón en 2012 con Brandsen.

La idea de sumar a Alayes surgió en cuestión de horas y también revolucionó el ambiente deportivo de la ciudad. El Secretario Técnico aceptó bajo la misma modalidad que el Presidente y hasta se pidió un permiso especial en la Liga porque el fichaje se realizó fuera de término.

 

Con Verón y Alayes ya fichados, Estrella pasó a ser un club conocido a nivel nacional e internacional. Los medios se hicieron eco de la noticia y el club tuvo la repercusión que buscaba para atraer potenciales anunciantes, pese a que sus dirigentes aclararon que “no quieren lucrar con la imagen de nadie”.

 

 

La presencia de ambos será una buena fuente de recaudación independientemente de la faceta deportiva. Los partidos de la Liga cuentan con una concurrencia cercana a las 150 personas, en el mejor de los casos, y cada entrada cuesta 40 pesos. Cuando Verón jugó en Brandsen la convocatoria –como mínimo- se quintuplicó.

Una vez más, Estudiantes deja en claro que el ADN está intacto. Dos de los mayores ídolos de su historia -en el caso de Verón, acaso el máximo- aportan su granito de arena para que un club de barrio pueda progresar mediante su sola presencia. Sí, la Escuela sigue dando alumnos ejemplares.