Hecho a la medida de Estudiantes

Braña es un ícono del Club. Por lo que representa, por lo que transmite, por lo que contagia y por lo que emociona. Ganador y campeón, merece retirarse en la casa que lo adoptó.

07/03/2017 11:53 Opinión
img

A los 38 años, aún sigue vigente. Rodrigo Braña, en efecto, está llamado a ser uno de los verdaderos íconos de la historia de Estudiantes. Si un ícono es quien inspira, transmite y genera identificación, reacción o emoción, ¿alguien duda de que el Chapu es eso?

Braña no resignó esfuerzo para llegar a ser lo que es. Mejor dicho, todo lo que es lo consiguió así: con sacrificio. Y en Estudiantes, no fue la excepción. No lo fue desde el momento que llegó y Mostaza Merlo le dijo que no lo había pedido. Aun así, se impuso. Aun así, hizo historia.

Braña, Chapu Braña, fue injustamente encasillado como un volante metedor. Sabella fue, acaso, quien combatió ese prejuicio. "Siempre dije que la gran diferencia de él con los demás 5 es cómo juega… Sí, ¡cómo juega! Más allá de su sentido táctico y de su marca, juega muy bien con la pelota. ¿Viste cómo caracolea, cómo se esconde para un lado y sale para el otro?", dijo Pachorra, quien puso sus méritos en su lugar. Ese petiso insoportable para los rivales e incansable para los compañeros no sólo quita, corta, mete, releva, sino que toca, pasa, abre, cierra, juega... Es cierto que Verón lo potenció a él, tanto como que él potenció a Verón. Juntos armaron una sociedad inigualable.

 Quilmeño de nacimiento, platense por adopción, Cervecero de sentimiento, pincharrata de corazón, Braña fue el inicio de todas las cosas en el último ciclo exitoso de Estudiantes. Llegó a ser el jugador con mayor permanencia en el plantel y el único que atravesó la etapa más difícil, con Mostaza y el fantasma del descenso, hasta la era más gloriosa, con Verón y la Copa Libertadores.

Batallador infatigable, patrón de estancia, líder recontra positivo, buen compañero, ladero de mil batallas, ganador, campeón, el Chapu es de aquellos que cualquiera elegiría para ir a una guerra. Sí, un hombre hecho a la medida de Estudiantes.