Honrar la historia

Estudiantes debuta en la Copa Libertadores, el torneo que los hinchas prefieren por sobre cualquier otro. El equipo de Vivas buscará cosechar la quinta Copa y seguir engrosando las noches de mística y felicidad. La historia lo avala: el Club ganó (casi) 1 de cada 3 que jugó.

13/03/2017 23:34 Noticias
img

Otra vez cara a cara.  Con un amor fraternal que fue construido a lo largo de la historia y parece incondicional. Cuando esta noche, allá por las nueve, Estudiantes salte al Engenhao para enfrentar a Botafogo en la inmensidad de Río de Janeiro un nuevo capítulo de esta historia de amor comenzará a escribirse.

 Pocos equipos tienen la trascendencia en América que tiene Estudiantes. Sin ser considerado uno de los "grandes" del país, logró ganar más títulos de Copa Libertadores que varias potencias continentales. El mote de equipo copero no es para cualquiera y el Club forjó a lo largo del tiempo una historia de epopeyas dentro y fuera de la cancha que lo llevaron a transformarse en un rival de cuidado para cualquiera, aún cuando su presente en el torneo local no fuera el mejor.  

 

Acaso la principal virtud que tiene Estudiantes en la Copa es su efectividad. La que empieza será la decimocuarta que la dispute. De las 13 anteriores ganó 4, incluida la edición 50 en tierras brasileñas (con todo lo que ellos significa para el fútbol argentino). Es el cuarto equipo con mejor coeficiente en la historia de la competencia (cosechó casi el 62% de los puntos disputados) y tuvo dos goleadores a lo largo de su historia (Calderón y Pavone en 2006 y Boselli en 2009). Jugó 115 partidos, ganó 64, empató 21 y perdió 30. Fue campeón el primer Tricampeón de América por los titulos de 1968, 1969, 1970 y en 2009 se transformó en Tetracampeón. Números avasallantes que representan la envidia de cualquier equipo que se jacte de grande en cualquier país del continente. Sólo Independiente, Boca y Peñarol ganaron más veces la Copa. Ningún equipo brasileño, potencia mundial en lo que a fútbol se refiere, logró lo que pudo Estudiantes: ganar el torneo en 4 oportunidades. 

 

 

A lo largo de la historia sus jugadores lograron ganar partidos que parecían imposibles. De allí que una palabra se apoderó de los comentarios de propios y extraños. Allí nació la mística. Una mezcla de fe, creencia, perseverancia y pensamiento positivo conjugado con una enorme dosis de fútbol, nocturnidad y trabajo. Esa palabra, mística, pocos podrían explicarla con exactitud. No tiene que ver con la definición del diccionario sino con una explicación sentimental y sanguínea. Cada hincha tendrá una definición distinta. pero todos coinciden en utilizarla como sinónimo de triunfo en la Copa Libertadores. 

 

 

Las finales con Palmeiras, Nacional, Peñarol y Cruzeiro significaron un antes y un después en la historia del Club. El apellido Verón se repitió en las 4 finales ganadas y la presencia de Juan Ramón, primero, y Juan Sebastián, después, resultó determinante. Hoy, a los 42, La Brujita buscará otro hito al ser el primer presidente/jugador en la historia. Su debut oficial será recién en la segunda fecha, ante Barcelona de Ecuador, el 11 de abril.

Noches de epopeyas como las vividas ante Gremio en la década del 80 y Sporting Cristal en los 2000 sirvieron para acrecentar el mito de equipo (casi) imbatible. América toda sabe que Estudiantes es un hueso durísimo de roer por el amor propio con el que sus jugadores juegan la competencia. 

 

 

Llegó el momento. Tras mucho esperar, Estudiantes tendrá su debut en la Copa 2017. Esa que cambió el formato y modo de disputa. Esa que tantas generaciones unió. Esa que se escribió con goles, juego, historia y mística. Esa que Estudiantes intentará ganar siendo fiel a lo que marca su historia.