Los hermanos sean unidos...

Leandro Benítez también jugará en el fútbol (semi) amateur. Cumplirá un viejo sueño familiar y participará con Everton del Torneo Federal B junto a sus hermanos Mauro y Rodrigo.

24/08/2016 07:40 Noticias
img

Como sucedió con Alayes y Verón, El Chino revolucionó un club. En realidad casi que revolucionó un torneo entero, ya que su nombre recorrió cuanto medio se ocupa de la cobertura del cuarto campeonato en importancia de los clubes indirectamente afiliados a AFA. El sí a Everton significa para el Chino darse el gusto de jugar con sus hermanos y complacer a sus padres, que tanto trabajaron para que pueda llegar dónde llegó. 

El gestor de la idea fue Rodrigo, el arquero.  Popi -como lo llaman sus amigos y compañeros -tuvo algunos experiencias profesionales  Midlan o Villa San Carlos, por ejemplo- hasta que encontró en Everton su lugar en el mundo. Con la llegada del club al Federal se ganó el puesto y ya no se fue. Apenas hizo una pausa para jugar con Mauro (el tercero en cuestión) en ADIP el Federal C del inicio del año pero siempre tuvo claro que iba a volver.

Hace un par de meses ya que la idea se instaló en la casa paterna del Chino. Y fue tomando aún más fuerza cuando se confirmó que Mauro también tendría su lugar en Everton para jugar el Federal. En ese momento surgió a invitación para Leandro siempre sujeta a que no surgiera una posibilidad de seguir jugando profesionalmente.

La ilusión de jugar en Estudiantes, donde se entrenó hasta fin de año, se apagó lentamente y sus días de entrenamiento se desarrollaban en absoluta soledad. 

 (Foto: Cielosports)

A medida que las semanas pasaban la ilusión de Popi y Mauro por jugar con su hermano crecía ya que el Chino desechaba oferta tras oferta. De todas maneras había otro problema que resolver. Leandro le prometió a su hijo Bautista, de 10 años, que vestiría alguna vez la camiseta de Estrella de Berisso, el club donde él juega y que tiene como refuerzos top a Alayes y Verón. La promesa quedó postergada por algún tiempo en pos de cumplir otro viejo sueño: el de complacer el sueño de sus padres.

 (Foto: Twitter)

El primer paso para que Benítez se sume a Everton fue la aprobación de ser incluido en la lista de buena fe. Si al momento del  cierre del libro de pases no había una oferta que lo satisfaga, el sí era un hecho. Y así fue nomás. 

Tras un coqueteo con Atlético de Paraná, llegó la respuesta positiva para complacer a mamá Julia, que manifestó su alegría en el programa Pase a la Liga: “La verdad es que es un sueño cumplido. De chicos andábamos con mi marido de acá para allá porque nunca coincidieron los tres en una cancha. Había fines de semana que veíamos a Mauro a la tarde, a Leandro a la noche y a Rodrigo el domingo... por suerte ahora están los tres juntos”

 

 

El 28 de agosto de 2016 quedará grabado a fuego para los hinchas decanos. Un tal Leandro Benítez debutó en el triunfo 2 a 1 ante El Linqueño y anotó su nombre entre los jugadores más importantes en la historia del club. Si bien no pudo utilizar el número 23 porque la numeración en el torneo es correlativa, la magia de “Jordan” volvió deleitar a quienes disfrutaron de su excelente pegada. Benítez volvió a jugar para cumplir con un viejo anhelo familiar.