El mánager de los 50 millones de dólares

Bajo la gestión de Alayes, Estudiantes potenció su capacidad de club vendedor y realizó transferencias millonarias, fundamentalmente de jugadores surgidos de la cantera.

22/03/2017 12:55 Noticias

Si algo potenció Agustín Alayes durante su ciclo fue la capacidad de venta del Club. En estos cuatro años y cuatro meses, Estudiantes transfirió por casi 50 millones de dólares, una cifra tremenda para el mercado local que además lo posicionó como uno de los clubes con mayor poder de exportanción del fútbol argentino.

La primera gran venta fue la del colombiano Duván Zapata (categoría 1991), que fue transferido en agosto de 2013 al Napoli en 10,2 millones de dólares. El Club logró cotizar muy bien al colombiano, luego que explotara en lo futbolístico. La perla negra fue, en ese momento, un gran oxígeno a una economía necesitada.

Gerónimo Rulli (categoría 1992) y Jonathan Silva (1994) fueron las siguientes ventas resonantes. El arquero fue vendido a un grupo inversor por 4,5 millones de dólares y a finales de 2016 se aseguró otro millón, por su venta al Manchester City (aunque siguió jugando en la Real Sociedad). El defensor pasó por 3,5 millones de dólares al Sporting Lisboa.


En diciembre de 2014, ya con Verón en la presidencia, se cerró la transferencia de Joaquín Correa a la Sampdoria de Italia por 10 millones de dólares, pagaderos el 50% al contado y el restante en dos cuotas. Seis meses después, el que hizo las valijas fue Guido Carrillo. El delantero se fue siendo capitán y goleador del equipo al Mónaco de Francia, también por 10 millones de dólares.

A finales de 2015, Estudiantes se desprendió de Leonardo Jara. Le vendió a Boca el 50% de su ficha por poco más de 2 millones de dólares. También recaudó con las ventas de Diego Mendoza a Huracán (786 mil dólares) y Federico Anselmo a Unión (622 mil de la misma moneda). El dato sustancial en todo estos casos: fueron recursos genuinos, todos productos de la cantera. 

El último mercado de pases no fue la excepción: se concretó la venta de Carlos Auzqui a River (2,2 millones de dólares) y la de Leandro González Pirez (USD 2 millones por el 50%). Además, se recibieron 750 mil dólares por el traspaso de Agustín Rossi a Boca. 

Ahora, Alayes acaba de dejar su cargo cuando hay una oferta del Lille por Juan Foyth y un seguimiento a domicilio de varios clubes del fútbol europeo por Santiago Ascacibar. Si el Flaco continuaba, posiblemente también hubiera podido llevar adelante estas negociaciones, que pintan para ser multimillonarias.