Ahora contra el Lobo, ¿y en Octavos también?

Se sortearon los 32vos. de final de la Copa Argentina y a Estudiantes le tocó un rival accesible. Jugará con Pacífico de General Alvear ¡el Lobo de Mendoza! ¿Un presagio? Tal vez. Si los equipos platenses avanzan, habrá clásico en los Octavos de Final. ¿Te lo imaginas?

05/04/2017 23:47 Noticias
img

El destino tiene esas cosas. Jugar contra un equipo de Argentino B al que le dicen Lobo y tener que depender de apenas un par de llaves en la ¿renovada? Copa Argentina para jugar el clásico con Gimnasia no es cosa de todos los días. Al contrario. Es todo un acontecimiento. Por eso el sorteo del torneo se trasformó en noticia por el Country de City Bell.

Vayamos por partes. Pacífico es un club de más de 90 años que milita en el torneo Federal B. Accedió a los 32vos de la Copa Argentina tras eliminar a Estudiantes de Río Cuarto. Había empatado 1 a 1 en Mendoza y el 2 a 2 conseguido en Córdoba le posibilitó ganar la serie por los goles convertidos en calidad de visitante. El club es humilde, más parecido a uno que disputa Liga Amateur que a uno más cercano a los poderosos que disputan al Argentino A. El estadio tiene capacidad para 7000 espectadores y las rifas son moneda corriente para sostener parte de su economía. Es más, desde hace un tiempo se hicieron famosas en General Alvear las “polladas” de Pacífico. Se trata de una noche donde un grupo de socios se junta para colaborar vendiendo pollos hechos a las brasas cuya ganancia se destina a una obra específica.


Ese será el primer rival de una copa que resultó desilusión tras desilusión. En las ediciones anteriores el Club jamás pudo superar los Cuartos de Final y esta vez el sorteo guardaba una sorpresa. Si Estudiantes y Gimnasia avanzan, chocarán en Octavos de Final, algo que jamás se dio en años anteriores. Es cierto que es algo posible, aunque los partidos deben jugarse. De todas formas, no deja de ser una motivación extra para afrontar las dos primeras llaves.     


Así planteadas las cosas, la Copa Argentina pasó a tener una relevancia impensada. El simple hecho de imaginar un clásico a simple eliminación es todo un desafío. Mientras ese momento llega, será bonito imaginarlo…