Barcelona, otra vez en el camino de los Verón

El equipo ecuatoriano tiene una historia muy especial con el clan más exitoso de la historia del Club. Sebastián tendrá su regreso a los 42 y por Copa, transformándose en un mito viviente: será el primer presidente/jugador. Juan Ramón jugó un partido histórico en 1971, cuando Barcelona consiguió uno de sus triunfos más resonantes de su historia. Fue 1 a 0 y el gol lo hizo ¡un sacerdote!

09/04/2017 15:26 Noticias
img

El del martes no será un partido más para Estudiantes. Por lo que significa jugar la Copa Libertadores para el hincha. Por la vuelta de Verón. Por el entorno. Por esa sensación de adrenalina que pocos logran explicar con las palabras. Por todo eso -y por muchas cosas más, como la gran campaña del equipo en el torneo local-, el hincha espera el compromiso del martes de una manera muy especial.

Y será especial para Sebastián. Los ojos del mundo del fútbol estarán puestos sobre su regreso y él lo sabe. Algunos querrán aplaudirlo a rabiar y otros esperarán que le vaya mal para castigarlo con duras críticas por el simple hecho de ser Verón. El presidente/jugador está ansioso por jugar y dejar atrás el mal trago que significó la lesión en Mar del Plata en el partido ante San Lorenzo.

Pero la noche también será especial para su papá, Juan Ramón. No sólo porque su hijo vuelve a jugar, sino porque lo hará frente a Barcelona, el equipo que hace más de 4 décadas le dio flor de disgusto. Sucede que el Estudiantes multicampeón dejó un largo invicto en un recordado enfrentamiento por los ecuatorianos que en aquel momento eran un equipo de bajos recursos que luchaba en absoluta minoría en cuanto a potencial deportivo. 

El partido se jugó el 1 de mayo de 1971 y correspondió a la segunda fase del torneo. Barcelona tenía en su plantel al histórico goleador de Peñarol, Alberto Spencer. Justamente él fue el encargado de servirle el gol a Juan Manuel Bazurco, un delantero de origen español que, además, era ¡cura! Sí, sacerdote. Bazurco nació en España y en 1969 llegó a Ecuador como misionero y después de un par de años en Liga de Portoviejo fichó para Barcelona. Cuenta la historia que tan buena relación hicieron Bazurko y Spencer que fue el sacerdote quién se encargó de bautizar al hijo del goleador. 

 

Tan importante fue aquel partido en la historia de Barcelona que se encuentra entre los tres hitos de su historia deportiva. De hecho, la fecha se recuerda cada año y en 25to aniversario Bazurko vino desde España especialmente para la ocasión. 8 años después, falleció.

Esos enfrentamientos no bien nacía la década del 70 fueron los únicos que se registraron entre ambos equipos hasta 2015, cuando Estudiantes le ganó los dos partidos al elenco ecuatoriano. En la ida ganó 3 a 0 con los goles de Carrillo y en Ecuador ganó 2 a 0 con otro gol de Carrillo y el restante de Luciano Acosta.

La noche de Carrillo




Victoria en Guayaquil y clasificación a Octavos