Viva, Vivas

Nelson merece que su ciclo tenga una continuidad. Principalmente, porque es uno de los Nuestros. Razones de una decisión acertada.

16/04/2017 17:31 Opinión
img

Vale decirlo hoy, cuando la dirigencia piensa en renovarle, cuando la Copa acusa con el dedo, cuando hay quienes lo critican, cuando hay muchos que dudan, cuando el equipo no pasa su mejor momento: Vivas, Nelson Vivas, es un DT para conservar.

  Principalmente, porque es uno de los Nuestros. Vivas es un tipo permanentemente humilde ("Me pongo primero dentro de las limitaciones que tenemos"), es un entrenador constantemente preocupado ("Bielsa decía que los elogios, cuando distienden, debilitan. Nunca debés creerte más de lo que sos, siempre se puede mejorar"), es un técnico utilitario ("Uno debe organizarse con los recursos que tiene tanto en el fútbol como en la vida. No puedo pedir que el club hipoteque su economía"), es un laburador respetuoso de la idiosincrasia pincharrata ("Los hinchas de este club no admiten que a su equipo le falta entrega y eso se nota, por ejemplo, en cómo se levanta la gente cuando un jugador gana una pelota dividida") y tiene claro, bastante claro, el orden de prioridad ("Dirija donde dirijas, la obligación es ganar. Lo primero es ganar. Después se analizarán las formas y, cuantas victorias vengan, más se elevará la vara").

   Eso mismo, haber llevado la vara de este equipo más alta de lo realmente posible, fue su mérito y ahora, injustamente, su "pecado". Lo que convierte en críticas aquello que antes se llevaba elogios. Es cierto que Nelson colabora con algunos cambios que le escapan a la lógica, pero también es verdad que a la hora del balance, su era no debería admitir discusiones: aun complicado en la Copa, logró disipar la tormenta que parecía arrastrarlo a un fin de ciclo anticipado y presentaciones como las de ayer en Rosario, aun lejos de la mejor versión, hablan de un equipo con respuestas, bien plantado, respetado y con un plus que ofrecen pocos: un 96, tres 97 y un 98 en cancha, todos de la cantera, para pelearle mano a mano en casa al segundo del torneo.

  Ah, por las dudas, Vivas es el mismo que clasificó al equipo tercero en el torneo anterior, que lo metió en la Copa y que hoy mismo, si hoy terminara el campeonato, lo estaría clasificando a la Libertadores 2018. Pedirle más, con un equipo que no derrocha recursos, sería demasiado pretencioso. Y hasta desconocer la realidad.