Es la hora, es la hora...

Atlético Nacional es un rival esquivo para Estudiantes. En seis enfrentamientos, sólo le ganó en una ocasión, en la Supercopa 1997. Esta vez, en una final, tendrá la gran chance de revertir esa racha.

19/04/2017 10:20 Noticias
img

Hasta ese 27 de agosto de 1997, Estudiantes y Atlético Nacional habían jugado dos partidos, también por la Supercopa. Había sido en la edición de 1993 y en ambas habían ganado los colombianos. Pero aquella noche, el equipo que dirigía el Profe Córdoba cortó esa racha, con un 1 a 0 que marcó Juan Martín Fúriga. Lo que no se sabía por entonces, claro, es que sería la única victoria ante el rival de Medellín. 

 Aquella noche, en 1 y 55, el gol del Potro llegó a los 27 segundos de partido. Sí, Estudiantes pegó de arranque y luego aguantó hasta el final. El equipo formó con: Bossio; Ramos, Quatrocchi, Rojas; Catán, Zapata, Tagliani, Aguilar; La Grottería; Fúriga y Romeo. Fue el debut en el Grupo 4 (por entonces clasificaba a la semifinales el primero de la zona), que también compartían Gremio y Peñarol.

 Atlético Nacional no era un rival accesible. Tenía, entre sus filas, a jugadores que luego hicieron una gran carrera en el fútbol argentino y en el fútbol europeo. Entre ellos, Iván Ramiro Córdoba, Mauricio Chicho Serna, Fredy Grisales y Juan Pablo Angel. De hecho, el equipo colombiano le ganaría a Estudiantes 2-0 en Medellín y terminaría primero en el grupo. Luego, en semis, caería ante el River de Ramón, que sería campeón de ese torneo. 

Anteriormente, en la Supercopa 1993, Atlético Nacional se había llevado los dos partidos por el mismo resultado: 1-0. En la ida, el primer enfrentamiento en la historia entre ambos clubes sentimentalmente unidos por Osvaldo Zubeldía, Estudiantes formó con: Yorno; Prátola, Iribarren, Erbín, Gaitán; París, Pighín, González, Calderón; Paz y Uliambre. El DT era Luis Garisto.

 Los colombianos también tenían un equipo para tener en cuenta: en el fondo jugaba Andrés Escobar, el defensor de la selección que sería asesinado en su país tras la eliminación del Mundial de Estados Unidos 94, en el medio Chicho Serna y adelante Aristizábal y John Jairo Tréllez.

Los últimos enfrentamientos, los únicos por Copa Libertadores, son más recientes: fueron en la edición 2015. Ahí, por la fase de grupos, Estudiantes igualó 1 a 1 en Medellín, pero cayó 1 a 0 en La Plata, lo que pudo complicar su clasificación a la segunda ronda. Igualmente la consiguió: fue segundo, detrás de los colombianos. Aunque ya tenía otro DT: Gabriel Milito.

 En ese 0-1 ante Nacional, jugado en el Ciudad de La Plata, el entrenador había sido Mauricio Pellegrino y los 11 fueron: Hilario Navarro; Sebastián Domínguez, Schunke, Desábato; Rosales, Jara, Gil Romero, Sánchez Miño, Pereira; Cerutti y Carrillo.

Hoy, la situación los encuentra en una posición diferente, aunque también luchando por la clasificación. Los dos necesitan ganar sí o sí para tener esperanzas de pasar a la segunda ronda, teniendo en cuenta que ambos tienen cero puntos y sus rivales de grupo, Botafogo y Barcelona, suman seis. 

Para Estudiantes, además, será una buena ocasión para empezar a cambiar un historial bastante adverso ante el rival de esta noche, que lo tiene con una sola victoria, un empate y cuatro derrrotas.