El día que el clásico fue Huracán

Hace 8 años Estudiantes y El Globo jugaron un partido que se transformó en un duelo de estilos. Angel Cappa, histórico detractor del bilardismo, fue el protagonista de una disputa que terminó en empate ante el equipo de Sabella, que jugó con apenas tres titulares. El hincha vivió esa noche de manera muy especial e hizo una defensa histórica de sus raíces.

22/04/2017 17:15 Noticias
img

Si algo no tienen el hincha de Estudiantes y Ángel Cappa es feeling. Más bien debemos decir que están en las antípodas. Y no sólo futbolísticas. Acaso por su ligazón con Cesar Luis Menotti. Tal vez por su idilio con Huracán. O acaso por su constante menosprecio a las formas de Estudiantes. Sea cual fuere el motivo -seguramente habrá tantos como hinchas leyendo- aquel partido entre Estudiantes y Huracán por la 13ra fecha del Clausura 2009 se vivió como un clásico. El hincha sintió que estaba en juego el honor. El modo en que se construyó la historia. Una forma de juego tan válida como todas y despreciada por los ignorantes.

Por todo eso esa fría tarde de junio tuvo calor, mucho calor. En las tribunas, en los vestuarios y en la cancha. Las declaraciones previas sirvieron para bajar un poco los decibeles, pero aquel plantel quería ganar. Sabella guardó a varios para la revancha en Paraguay contra Libertad por los Octavos de la Copa y buscó un equipo sumamente dinámico que fue recibido con una ovación digna de las que antecede a las grandes batallas. El enemigo -futbolístico, claro está- estaba en el banco de enfrente y los hinchas lo sabían, por eso adornaron el perímetro del estadio con banderas alusivas a su duelo dialéctico con el bilardismo y la historia de Estudiantes.

 

El partido no fue gran cosa. Repartieron un tiempo para cada lado. Estudiantes jugó mejor en la primera mitad, con una excelente presión y un buen juego asociado. Cellay, tras centro de Verón marcó el tanto con el que el equipo de Sabella se fue ganando al vestuario. Ya en la segunda parte y pese a haber resguardado varios titulares, el equipo sintió el cansancio de la doble competencia y Huracán llegó al empate por intermedio de Bolatti. 

Ya en la zona de camarines cada uno hizo su análisis del encuentro y la cosa quedó ahí. Acaso después, con el correr de los meses la obtención de la Copa por el lado de Estudiantes y el segundo puesto en el torneo local por el lado de Huracán sirvió para generar una nueva polémica en torno a qué es jugar bien y qué jugar lindo. En aquel momento el cuerpo técnico y los jugadores no se movieron un centímetro de sus declaraciones respetuosas que buscaron evitar polémicas, aunque puertas adentro disfrutaron mucho de la obtención de esa Copa justamente por el menosprecio que recibieron de un sector del fútbol argentino.

 Años después Estudiantes y Cappa volvieron a encontrarse cuando Don Ángel dirigió a River antes de su descenso. Esta vez Verón, tras una polémica sobre el supuesto “antifútbol” de Estudiantes salió con los tapones de punta: "Para defender cierta ideología con fundamentos hay que ganar cosas y Cappa, que yo sepa, todavía en el futbol argentino no ganó nada con su fútbol".

Y el último cruce se dio en un clásico a principio de 2011 cuando dirigía a Gimnasia. El equipo de Berizzo se quedó con el clásico 2 a 0 en un estadio colmado por hinchas de Gimnasia y Cappa, una vez más, buscó minimizar la victoria de Estudiantes: “Nos ganaron por un pelotazo de Desábato de 40 metros…” a lo que el Chavo respondió que “esa jugada fue preparada porque habíamos estudiado como defendían ellos. Tal vez a Cappa le molestó que su equipo quede tan mal parado”.