Los desgarros: el karma del 2017

En lo que va del año 7 jugadores fueron baja por problemas musculares. La cosa empezó con Verón en Mar del Plata y tuvo un desarrollo inesperado y abultado, que esta semana encontró en el colombiano Otero al séptimo lesionado en apenas 4 meses de competencia. Un problemón para Vivas, que pierde a uno de los mejores para jugar partidos definitorios.

25/04/2017 22:43 Noticias
img

La noticia cayó como una bomba en City Bell. Lo que empezó el lunes a última hora como un rumor terminó por confirmarse: se desgarró Otero y no podrá jugar los próximos dos partidos de Copa y además se perderá los encuentros ante Boca y Gimnasia por el torneo local. Indudablemente es un baja sensible e inesperada que complica el armado del equipo por la seguidilla que se avecina. La información fue confirmada por la cuenta oficial de Twitter del Club y sirvió para despejar dudas sobre la gravedad de la lesión.

La lesión de Otero engrosa una seguidilla que tiene a maltraer a Vivas. Desde que empezó el año tuvieron lesiones musculares graves 7 jugadores: Verón, Braña, Damonte, Dubarbier, Otero, Viatri y Schunke. Algunos un poco más, otros un  poco menos pero lesionados al fin y al cabo. Acaso el primer cimbronazo fue el desgarro de Verón en Mar del Plata en el encuentro ante San Lorenzo que lo privó de realizar parte de la pretemporada junto a sus compañeros. Sin ir más lejos, jugó a favor del presidente su inclusión sólo en la lista de la Copa, ya que de haber estado habilitado podría haber jugado frente a Botafogo en Brasil.

Los casos son de los más diversos y es difícil encontrar un patrón que permita, periodísticamente, explicar el por qué de las lesiones. El Club no se expidió al respecto y tampoco lo hicieron el preparador físico y el departamento médico. Pese a ello queda claro que la planificación original de trabajo se vio alterada debido a la tardanza con la que comenzó el campeonato. De todas formas no es habitual tamaña cantidad de jugadores lesionados y mucho menos por aspectos vinculados a lesiones musculares.

Si a ello le sumamos las lesiones de Andújar, Cavallaro y Desábato de 2016 y las de Viatri, Toledo, Vargas y Talpone en 2017 que nada tienen que ver con cuestiones musculares, encontramos un panorama sumamente complicado. Esas otras 7 lesiones fueron muy graves a influyeron para no tener el plantel completo desde hace varios meses. Si bien Vivas no lo dijo fervientemente, sí deslizó que las bajas influyeron en el rendimiento del equipo. Ahora el técnico tendrá un nuevo desafío por delante: superar la primera quincena de mayo con resultados positivos para llegar al final del mes con chances en la doble competencia y ahí sí recuperar a varios soldados.