¡Ojalá repitan!

Estudiantes juega, como hace 2 años, un partido fundamental ante Barcelona en Guayaquil. Aquella vez el equipo -que tuvo el debut de Milito en el banco- debía ganar para clasificar y lo hizo. Esta vez debe ganar para esperar el milagro de llegar con chances a la última fecha de la Fase de Grupos. Vivas hace algunos cambios porque no quiere bajarse de la pelea por el campeonato local y hay varios jugadores cansados.

17/05/2017 23:56 Noticias
img

El fútbol es tan versátil y tiene tantas historias mínimas como partidos se juegan. Y Estudiantes y Barcelona protagonizarán una de ellas. Hace poco más de 2 años (21 de abril de 2015, para ser exactos) Estudiantes le ganó al rival de esta noche 2 a 0 con goles de Luciano Acosta y Guido carrillo y se metió en los Octavos de Final de la Copa Libertadores. Aquella noche se produjo, además, el debut de Gabriel Milito como entrenador en reemplazo de Mauricio Pellegrino.


Aquella vez saltaron al campo Hilario Navarro; Matías Aguirregaray, Sebastián Domínguez, Leandro Desábato y Álvaro Pereira; Carlos Auzqui, Israel Damonte y Leonardo Gil; Ezequiel Cerutti, Guido Carrillo y Luciano Acosta. El partido fue muy disputado, a pesar que Barcelona fue el peor equipo del grupo. En La Plata Estudiantes lo pasó por arriba y, por diferentes circunstancias, llegó a la última fecha muy apretado por su posición en la tabla. Si bien la goleada de Nacional de Medellín a Libertad sirvió para descomprimir la presión inicial, mucho más sirvió el primer gol del partido. Hasta 10 minutos antes de la culminación del juego, el equipo de Milito había tenido unas cuantas chances que no pudo concretar. Pero sobre el final, apareció Luciano Acosta para decretar el 1 a 0.

Con un gol arriba, Estudiantes manejo los tiempos y a poco del final llegó la ventaja definitiva. Carrillo, que había hecho tres en el partido de ida, volvió a marcar para poner cifras definitivas y lograr el pasaje a Octavos por detrás de Atlético Nacional. 

Hoy la historia se repite, aunque los matices son diferentes. Barcelona es el mejor del grupo, Estudiantes está en zona de milagro y la clasificación pende de un hilo (por no decir que sería un milagro). Vivas suma los minutos jugados en el semestre para definir el 11 inicial y la presencia de Verón magnificará cualquier resultado: si Estudiantes gana habría una función más del presidente y si pierde será el final ¿definitivo? de su carrera.

Por todo ello el partido de hoy es fundamental. Porque no sólo está en juego la clasificación, también está en juego buena parte de la historia (con este formato de competencia Estudiantes nunca se quedó afuera en Fase de Grupos) y la continuidad del jugador más preponderante de la historia del Club.