La joya tucumana que quiso River y que explotó en la Masía de City Bell

A los 11 años, Correa eligió Estudiantes por sobre el Millonario. Y ya tiene un antecedente en la Selección: fue citado al Sub 17. Historia de un pibe que creció con el ADN pincharrata.

20/05/2017 12:10 Noticias
img

Desde que llegó de su Tucumán natal, Joaquín Correa siempre desplegó talento en cada cancha que pisó. Por su exquisita técnica y elegancia para jugar, fue dándole cada vez más fuerza a una pregunta que se repetía en los rincones del Country: ¿cuándo le llegará el momento a Correa? Y el día finalmente llegó. Martín Zuccarelli fue quien cumplió el sueño de este chico, categoría 1994, que hace estragos con la pelota en sus pies.

El número 10 en la espalda y la pelota bajo la suela siempre han sido marcas registradas de este joven, que se define como enganche, aunque también puede jugar como un doble cinco adelantado y ahora hasta de 9. Basta esa descripción para saber porqué River quiso llevárselo con apenas once años. El desarraigo, eterno protagonista en las Inferiores, sin saberlo jugó a favor de Estudiantes, que al final lo pudo disfrutar. Es que más allá de las comodidades que le brindaba el Millonario, Correa priorizó en aquel entonces a su familia. Dos años después, ya más maduro y dispuesto a triunfar en este deporte, el juvenil se integró a Renato Cesarini, paso previo a su llegada al Pincha.

Ya instalado en el club, y una vez superada su adaptación en Octava, tuvo su primera explosión en Séptima. En esa temporada, la categoría 94 conformó un vistoso equipo, principalmente de mitad de cancha hacia arriba. Y el Tucu era el gran conductor. Por aquel entonces, también deslumbraba con su velocidad y precisión otro joven con presente en Primera: Jonathan Silva. Así llegó entonces la primera convocatoria a la Selección Argentina Sub 17.

Y como ocurre en todo proceso, el crecimiento es gradual, atraviesa distintas etapas. Al año siguiente, Correa necesitaba revalidar sus condiciones en Sexta. En esta nueva prueba, no solo superó las expectativas, sino que además dio un salto de categoría: fue titular en Quinta. Allí fortaleció su juego, aprendió a defenderse con la pelota y el cuerpo, para hacer frente a las continuas embestidas de sus marcadores. Sin dudas, el roce y el rigor propios de una división superior le fueron muy útiles.

Pero al comienzo de cada temporada, siempre se renuevan los desafíos para el Tucu. Y en el 2012, aún con edad de Quinta, el paso próximo era la Reserva, y por qué no, soñar con la Primera. El debut estaba cada vez más cerca. Podría haber sido con Juan Manuel Azconzábal, sin embargo, el momento finalmente llegó de la mano de Martín Zuccarelli. El ex Cambaceres confió en él y le dio la posibilidad de jugar en la elite del fútbol argentino.

 A partir de ahí, su historia es más conocida. Se consolidó como titular de la mano de Pellegrino y luego se dio su inevitable transferencia a Europa. El futuro llegó, claro que sí...

Texto: Gonzalo Plotycia.

Fotos: Inferiores Plateneses / Animals!