Dubarier: de resistido a figura por sus asistencias

El lateral está cada vez más parecido al que Estudiantes fue a buscar al Almería. A su gran condición física le sumó el fútbol y la pegada que no había mostrado. De los últimos 11 goles que marcó el equipo, 9 fueron por asistencias que partieron desde su botín zurdo. Su trabajo va de menor a mayor y Vivas lo elogió en la última conferencia.

21/05/2017 09:09 Noticias
img

La estadía de Sebastián Dubarbier en Estudiantes sigue creciendo. Luego de un inicio muy flojo, con muchos problemas para la marca y un bajísimo rendimiento ofensivo, el lateral parece haberse reencontrado que supo mostrar en Europa. Si bien todavía mantiene algunas falencias en el retroceso y la seguridad defensiva, su faceta ofensiva lo llevó a convertirse en un jugador clave en la estructura ofensiva del equipo. Su pegada significa mucho en el momento actual del equipo y desde su botín zurdo llegaron goles muy importantes para ganar puntos muy valorados.  

El equipo volvió a hacer de la pelota parada un arma temible y Dubarbeir es uno de los grandes responsables. Junto con Solari manejan los balones detenidos del equipo y lograron la efectividad deseada para conseguir abrir partidos que fueron realmente duros. Acaso por la importancia del gol y por lo que significó dicha victoria, el gol de Damonte ante Gimnasia puede resultar emblemático.

 

El jueves en Guayaquil sus intervenciones también fueron determinantes, tal cual sucedió en los partidos ante Huracán o Independiente. Sus apariciones por el lateral izquierdo le posibilitaron a Cavallaro primero y a Sánchez después marcar goles tras desbordes que llegaron desde la izquierda.

 

En la última conferencia que dio Vivas, destacó su evolución y esgrimió que buena parte de lo sucedido en la primera parte del torneo con su flojo rendimiento fue por la readaptación que todo jugador precisa después de jugar tato tiempo en Europa: “Por suerte estamos recuperando a Sebastián (Dubarbier) y estamos muy felices de que se parezca cada vez más al que vimos jugar en Alemería. Muchas veces la gente desconoce situaciones personales y sólo juzga lo que ve en la cancha. Él es un gran jugador y de a poco lo está demostrando”.

Con semejante respaldo es difícil no sentirse bien. Sabe el técnico que, en un fútbol tan parejo y hecho de detalles, una pelota parada puede destrabar un partido complicado como el que tendrá el equipo el lunes en Bahía Blanca.

La historia de Dubarbier con Estudiantes está teniendo un vuelco de 180 grados. Resistido, visto de reojo por su formación en Gimnasia y por los rumores que acompañaron su regreso al país, de a poco va mostrando un juego decisivo para las posibilidades ofensivas que muestra el equipo. 

Fotos: Prensa Estudiantes.