Viatri o Toledo, ¿quién debe ser el 9?

El debate sobre el ataque inmediato y a futuro del equipo se metió entre los hinchas. Lo que era indiscutible hasta hace un tiempo (la titularidad de Viatri) ya no lo es y buena parte del público prefiere a Toledo de entrada. ¿Y después de junio? ¿Habrá renovación? ¿Quién sigue y quién no? ¿Y los pibes? ¿Habrá regresos? Preguntas que Animlas! te va a contestar.

06/06/2017 07:39 Noticias
img

Hace algunos meses era impensado discutir la titularidad de Viatri. Por su sola presencia estaba claro que el titular era él y el resto competía por un lugar en el banco. El sistema incluía un solo delantero de área y Toledo y Bailone, suplentes naturales, debían esperar su chance. El pibe de Mar del Plata jugó algunos partidos e hizo goles, pero se cansó de esperar y se fue a sumar minutos a Quilmes, donde casi no jugó y se lesiono. En cambio, Toledo fue ganándose su lugar en base a entrega, goles y una prestación diferente y hoy los lectores de Animlas! lo eligen como el 9 titular: casi el 40% de los participantes de la última encuesta votaron porque sea la cabeza del ataque. 

¿Y qué le pasó a Viatri? Tuvo dos problemas. El primero fueron las lesiones. Entre la luxación en el codo en la gira por EE.UU y sus constantes molestias musculares se la pasó más afuera que adentro. Vivas resaltó cada vez que pudo su predisposición para jugar, pero lo cierto es que las lesiones fueron todo un tema. El otro gran inconveniente fue el bajón del equipo del que fue víctima. La falta de juego asociado lo llevaron a rendir cada vez menos y su presencia se volvió cada vez menos continua, a tal punto que será difícil que siga. Aun así, sigue siendo el goleador del equipo con 7 goles. 

En cambio, lo de Toledo fue de menos a más. No pudo jugar de entrada por la sanción por doping y se transformó en un muy buen suplente que ya le pelea el puesto a Viatri. Su fuerza y oportunismo lo llevaron a estar cada vez más en consideración del entrenador y es una fija que el año próximo continuará en el Club, más allá del contrato vigente. Su presencia le da fuerza al ataque. Siendo menos técnico que Viatri, logra suplir esa falta de manejo con sacrificio y goles. El hincha lo pide y lo valora mucho. 

¿Y el resto? Es todo un tema. Otero jugando de 9 no rinde como lo hace como cuando juega suelto. Encasillarlo entre los centrales parece un error imperdonable. Necesita libertad para moverse y explotar su velocidad. Quintana no es centrodelantero y ya lo demostró pese a marcar algunos goles. Luna jugó algunos minutos ante Huracán y todavía le falta. Y el pibe Bruera (de buen porte, goleador en Reserva e hijo del ex intendente) es justamente eso, un pibe con buena proyección.


Si bien todavía falta para la apertura del libro de pases, dos nombres se instalaron fuerte para sumarse al ataque. Son los de Mariano Pavone y Gonzalo Bergessio. Lo del Tanque aburre. Después del culebrón de hace un par de años y con las paces hechas con el presidente Verón, su posible regreso se instaló desde un sector de la prensa. Todavía tiene contrato con Vélez y habrá que esperar a ver cómo se desarrollan las negociaciones. Lo del goleador de San Lorenzo es un viejo anhelo presidencial que le cierra al entrenador. Bergessio es suplente en su club y si Aguirre acuerda su continuidad buscará nuevos horizontes tratando de sumar minutos.


El ataque del equipo se volvió un tema neurálgico. Por lo que pasó y por lo que pasará. La cosecha de delanteros producto de las divisiones menores esta vez tendrá que esperar y la búsqueda en el mercado parece inevitable. Mientras tanto, Toledo parece ganar la pulseada para ganarse el puesto en los últimos partidos.