Braña, Chavo, Damonte y la renovación que se viene... ¿Quiénes deben seguir?

La continuidad de los históricos y de buena parte de la base del plantel se definirá en estos días. Ya hay certezas y también intenciones. Mirá cómo está el mapa del Estudiantes 2017/18.

07/06/2017 08:14 Noticias
img

Junio, en el fútbol, suele ser un mes de definiciones. Y en Estudiantes, encima, se acerca un período de renovación clave. Además de la continuidad de Nelson Vivas, que se entiende como un hecho, también hay que definir la situación de dos históricos, multicampeones, ídolos y referentes, como Leandro Desábato y Rodrigo Braña. Y más allá de eso, se vencen los vínculos de Viatri, Solari, Aguirregaray, Cavallaro y Sánchez.

 Por partes. El Chavo, en principio, ya anunció su intención de continuar al menos seis meses más. Su idea, hasta hace un tiempo, era retirarse ahora a mitad de año. Entendía que su físico le estaba pasando factura y, de hecho, últimamente ya no fue parte de la seguidilla de partidos. Pero, a los 38 años, continuaría desde otro lugar: más respaldando a los pibes que se vienen (como Foyth y Bazzana) que como protagonista. 

Lo del Chapu es todo un tema. Braña, en algún momento, no quiso volver a Estudiantes porque no estaba seguro si iba a poder dar la talla y no quería abusar del cariño del hincha si eso no ocurría. Regresó y, en este semestre, principalmente, fue uno de los mejores en partidos claves. A los 38, de hecho, resultó la figura en los dos clásicos y demostró que todavía tiene cuerda. Con él habrá que sentarse a negociar.

Otro histórico que también deberá por lo menos charlar de su continuidad es Damonte. Isra, a su favor, tiene una ventaja: su contrato tiene una cláusula de renovación automática por un año más. Y él tiene ganas de quedarse en el Club. Por lo tanto, salvo que aparezca algún escenario que cambie los planes, el volante de 35 años se quedará una temporada más.

Otro que será parte del Estudiantes 2017/18 es Sánchez. Ya hay negociaciones muy encaminadas para que el club le compre el otro 50% del pase. No habrá problemas en ese sentido. 

 

Después, está la puja entre las intenciones y las resoluciones. En ese terreno, Estudiantes ya manifestó la idea de renovarle a Aguirregaray. El Vasco estaba casi afuera a principios de año, pero su aporte en este último tramo del campeonato (seis goles) cambiaron el mapa de su situación. Ya hay charlas con su representación.

Con Cavallaro ocurre algo parecido: más allá de la incertidumbre que provoca su lesión en la rodilla, la idea es renovar su préstamo. En San Lorenzo no lo tienen en cuenta y él preferiría seguir en City Bell.

Toledo es otro a quien se le vence el vínculo, aunque como Damonte, tiene una cláusula de renovación automática por un año más. Por lo tanto, en principio seguiría. A su favor: Viatri, una de sus competencias, ya no estaría. En contra: Estudiantes se va a reforzar con otro nueve. Si está dispuesto a pelearla, será parte del plantel.

Viatri, lo dicho, está con un pie afuera. No se haría uso de la opción de compra, ya que el Club debería pagar más de un millón de dólares por él y se considera un monto demasiado elevado para su prestación.

Y la situación que más dudas despierta es la de Solari. En su momento, cuando se renovó el préstamo con River por seis meses, la idea de Agustín Alayes, entonces mánager, era hacer uso de la opción en junio. Pero ahora la dirigencia no está tan convencida. Para retenerlo, Estudiantes le debería pagar al Millo 1.600.000 dólares brutos (es decir, impuestos incluidos) por el 65% del pase. Y por lo pronto, asoma como un monto demasiado elevado. Dependerá de las posibilidades que existan para reforzarse en ese sector y de la idea de Vivas.