Un homenaje extraordinario

El Ruso Prátola tendrá una Filial que llevará su nombre. A 15 años de su fallecimiento, un grupo de hinchas formalizó el pedido para que el Club apruebe un nucleamiento que rendirá culto al defensor. La curiosidad es que sus componentes ¡viven en Israel! y eligieron homenajearlo por sus “valores y compromisos” con Estudiantes.

10/06/2017 20:09 Noticias
img

La noticia resulta tan curiosa como emocionante. Que a un jugador le armen una filial no es cosa de todos los días. Mucho menos que esa filial sea al Ruso Prátola, el emblemático defensor que falleció hace poco más de 15 años tras una larga lucha contra el cáncer. Y lo más curioso es que esas personas no viven en Argentina, sino que son residentes israelíes que viven en Tel Aviv.

La noticia la difundió la web del Club y allí se detalla parte de su nacimiento. “El Ruso ha dejado en las venas de cualquier hincha esa sensación. reforzó y concientizó lo que tanto el Club Estudiantes de La Plata siempre orgullosamente enaltece, la nobleza y el abrazo familiar”, manifestó Eliel Nehmad, uno de los socios fundadores. Y fundamentó la decisión de hacer eterna una imagen que aún vive en el recuerdo de los hinchas: “Más allá de un jugador de fútbol el eterno ‘Ruso’ Prátola nos recuerda siempre quiénes somos”.


Prátola es un emblema del Club. Tuvo dos etapas y, además, jugó en Unión de Santa Fe y en León de México. Durante su primera etapa (1988-1996) fue el líder de varios planteles en momentos sumamente delicados de la historia del Club. Participó del descenso del 94 y del posterior ascenso apenas unos meses después. Tras varios años fuera, regresó al Club en el año 2000 por insistencia de su amigo y confidente Oscar Craviotto. Tras haber jugado durante un año, se le detectó un cáncer que no le permitió seguir jugando. Su último partido fue el 11 de marzo de 2001 cuando Estudiantes le ganó el clásico a Gimnasia por 2 a 1. 

A partir de allí no pudo volver a jugar a pesar de sus constantes esfuerzos por vencer una enfermedad que fue deteriorándolo día a día. Su presencia en el Country nunca faltó, aunque su estado físico denotaba un empeoramiento constante e irrecuperable. Papá de dos nenas, su vida de apagó en las primeras horas del sábado 27 de abril de 2002. Esa misma noche Estudiantes empató 0 a 0 con Independiente en Avellaneda, en uno de los partidos más dolorosos de la historia. 

En 2006, cuando el equipo de Simeone se consagró en la cancha de Vélez, sus compañeros y amigos Calderón y Verón lucieron remeras alusivas que se volvieron una constante en posteriores consagraciones. Aquella leyenda quedará inmortalizada. Aquel “Ruso estás con nosotros” sigue tan vigente como hace 15 años. Y ahora una filial llevará su nombre para dejar en claro lo que su presencia como ser humano significó mucho más para el Club que todo lo bueno que fue como jugador. 

Fotos: Prensa Estudiantes. Redes sociales.