Sánchez, el todoterreno que seguirá hasta 2020

Facundo es uno de los pocos jugadores que seguirá en el Club una vez culminado el torneo. A fuerza de goles y buenos rendimientos, convenció a los dirigentes y le compraron el 50% de su ficha. Versátil como pocos, su adaptación fue fundamental para su continuidad. Sus inicios, sus ganas de ganar y su capacidad goleadora que sorprendió a más de uno.

23/06/2017 07:38 Noticias
img

Cuando Facundo Sánchez llegó al Club varios tuvieron que googlearlo. Lo poco que se sabía de él es que llegaba procedente de Tigre para jugar por la banda derecha y no mucho más que eso. Todos es una forma de decir. Porque Alayes, Verón y Vivas lo tenían bien visto. Sabían de sus condiciones y por eso lo fueron a buscar. Tenían en claro que podía hacer la banda derecha -cómo volante o lateral sin distinción- y que sus apariciones sorpresivas iban a provocar más de un grito de gol.

 

Sáchez nación en Santa Fe hace 27 años y empezó a jugar en el club Bochazo de San Vicente. Con edad de Octava División llegó a Colón y luego de completar la tira de inferiores como lateral derecho llegó su ansiado debut en primera División. Fue el 9 de mayo de 2009 en la victoria de su equipo 2 a 0 ante San Martín de Tucumán. Tras dos años en el conjunto santafecino y al no lograr la continuidad buscada (jugó apenas 5 partidos en dos años) se fue a probar suerte a Defensa y Justicia, dónde jugó dos años más. Allí la cosa cambió. Jugó 47 partidos, convirtió un par de goles y su nombre comenzó a ser una variante más para algunos equipos que buscaban reforzar a banda derecha.

En ese momento apareció Tigre en su carrera. Llegó allí a mediados de 2013 y se quedó, también, un par de años. Jugó 54 partidos e hizo 5 goles. Lo usaron de lateral, como volante externo y hasta de doble cinco. Esa polifuncionalidad hizo que estudiantes pose sus ojos en él y lo contrate no bien comenzado el ciclo de Nelson Vivas.

El tándem que armaron junto a Augusto Solari durante 2016 fue un arma clave para que el equipo pueda conseguir los resultados que lo llevaron a realizar tan buena campaña.

Su llegada fue un tanto curiosa. Sin gran renombre, el DT saliente fue uno de los primeros nombres que pidió y los dirigentes aceptaron rápidamente. Sucede que jugadores como él no abundan: sin llegar a ser una figura de primer nivel su prestación con el equipo no tiene mayores discusiones más allá de algún bajón lógico en la carrera de un jugador. De sus incursiones ofensivas nacieron varios goles muy festejados.

Justo en la semana en la que el Club anunció la compra del 50% de su ficha (no trascendió el monto) y la continuidad contractual durante los próximos tres años, él pagó con un gol en la victoria en Mendoza. Y fue bien a su estilo: apareciendo por sorpresa en una posición donde poco esperaban que esté. 

Desde hace varias fechas que juega como volante. Debido al nivel de Aguirregaray, Vivas primero y ahora Benítez confiaron en él para desnivelar por el sector derecho. Si bien no es un dotado técnicamente tampoco es un negado y su criterio y sentido del oportunismo le permiten ser cuerpo estable del elenco titular.

Sánchez es un “todo campista”, como le gusta decir al Doctor Bilardo. No brilla, pero su regularidad le alcanza para que el público lo valore cada día un poco más. 

Foto: 221Radio.