El Payaso ríe

Lugüercio está en los planes de la dirigencia para regresar al Club. A los 35 años, se le vence su contrato en Aldosivi, tiene plena identificación con la camiseta y es una opción ante la salida de Solari. ¿Cerrará su círculo uno de los jugadores nacidos en la Masía de City Bell?

25/06/2017 10:43 Noticias
img

Todos vuelven. De alguna forma, el Club los recluta. O para ponerse otra vez la camiseta. O para dar una mano en la Institución. Es parte de la idiosincrasia pincharrata. Tiene que ver con alimentar el sentido de pertenencia. Si son de Estudiantes, tienen que terminar o continuar en Estudiantes. Y en ese camino, el cambio de temporada empieza a abrir nuevas puertas. Una de ellas es para Pablo Lugüercio. El Payaso está en los planes de la dirigencia para reforzar al equipo. Y sería uno de los varios regresos que se anuncian. ¿Pavone? ¿Pablo Alvarez?

 

A Lugüercio, de 35 años, se le vence justo ahora el contrato con Aldosivi. Había renovado la última vez por un año y medio, porque es un jugador muy querido por la gente del Tiburón. Fue parte importante del ascenso a Primera y hoy es una pieza necesaria en la lucha por la permanencia. La intención del Payaso es dejar al equipo de Mar del Plata en Primera y poder así cerrar un gran paso por ese club. Mañana juega de local ante Olimpo, rival directísimo (y uno de sus ex club): si le gana se salva del descenso. Es más, si empata, también zafaría si Temperley pierde con Vélez de visitante. ¿Le dará una mano el Tanque Pavone para así regresar juntos al Club, como pasó en todas las Inferiores y en Primera?  


El Payaso, que se acostumbró a jugar de volante por los costados (más allá de su condición de delantero), es una de las opciones para cubrir esa banda ante la partida de algunos jugadores que ocupan ese sector: Verón ya anunció que no se hará uso de la opción por Solari y hay que ver qué pasa con Cavallaro. La alternativa Lugüercio encuentra varias ventajas: queda con el pase en su poder, es un hombre identificado con el Club, tiene ganas de volver, sumaría experiencia y transmitiría ADN para fortalecer el sentido de pertenencia, siempre importante en el contagio hacia los más chicos. Además, claro, sería una recompensa para un jugador nacido en la Masía de City Bell.

El Payaso se fue de Estudiantes en 2008 para jugar en Racing. Allí se convirtió en una especie de ídolo precoz, ya que la gente de la Academia valoró muchísimo su corazón. Luego, jugó en el Barcelona de Ecuador, en Arsenal, en Olimpo y desde 2014 está en Aldosivi. 

 

En Estudiantes fue el autor del épico 4 a 3 ante Sporting Cristal por la Copa Libertadores 2006, autor del sexto gol (gritado con el alma) del 7 a 0 ante Gimnasia y campeón del Apertura de ese año con el Cholo. Parece que le llegó la hora de cerrar el círculo...