Jeisson vuelve

Vargas, una de las grandes esperanzas del fútbol chileno, tiene una historia muy particular. Fanático de Riquelme, su mamá lo tuvo a los 15 años. En su país ya lo comparan con Alexis Sánchez.

10/09/2016 08:40 Noticias
img
img

"El jugador del futuro". Así lo llaman en Chile. Con esa chapa fue vendido al exterior. Y con ese sello esperanzador llegó a Estudiantes. "Las oportunidades te llegan tarde o temprano. Y a mí se me dieron más rápido de lo normal", dice cuando se refieren a él como la joven promesa. En efecto, todo ocurrió demasiado pronto para Jeisson Vargas: explotó en el Sub 17 de la Universidad Católica, debutó en Primera, salió campeón y, con tan sólo 18 años, 31 partidos jugados y ocho goles, el 60% de su ficha ya valía tres millones de dólares. Por ese monto fue transferido al grupo propietario del Montreal Impact de la MLS y de parte del Bologna italiano, donde estará su destino.

Tan rápido como parece ir su carrera, también le llegó la chance de jugar en el fútbol argentino. Y ante Sarmiento jugó en la posición que mejor conoce: de nueve retrasado, el enganche de estos tiempos. "Siempre he jugado de enganche. Es donde más cómodo me siento y donde mejor he apoyado al equipo", contó varias veces. 

 


 

También Jeisson desarrolló esa función más recostado a la derecha, como mediapunta definido, pero su hombre de referencia no es casual: Vargas es fanático de Juan Román Riquelme. "Sobre todo por la forma en que maneja y aguanta el balón", dijo más de una vez.

Técnico, fuerte, de buen disparo, tiene todas las condiciones para jugar en ese lugar. "Me encanta patear los tiros libres", avisa, como otras de sus virtudes, este pibe que recién le está tomando el gustito al asado, que es fanático del pool, que vive en el country Lomas de City Bell y que se va adaptando al fútbol argentino: "Hay menos espacio y se presiona más que allá", lo compara con el chileno.

 A los 18, entiende este paso por Estudiantes como un proceso de aprendizaje. "No se olviden que todavía yo me estoy formando", avisa quien es el segundo traspaso más caro de la historia de la Católica. De hecho, Vargas es una de los grandes esperanzas del fútbol chileno. Nombrado jugador revelación en el 2015, fue incluido en un ránking de la Gazzeta dello Sport entre los 50 jugadores Sub 20 con mayor proyección del mundo. Jeisson fue el único futbolista de su país que figuró en esa lista. "Me hace recordar mucho a Alexis Sánchez, a quien tuve en Cobreloa", lo define Benjamín Valenzuela, su DT en la Sub 15 y Sub 16 de la UC.

 

Su mamá, Marisol Salazar, tuvo a Jeisson cuando tenía sólo 15 años. Hoy, de hecho, tiene apenas 33. Varias veces contó que fue una gran responsabilidad para ella haber encarado el rol de madre a tan corta edad, pero que lo supo llevar bien con la ayuda de sus padres. Luego, tuvo dos hijos más, Darly, de 13 y Joan, de 11, fruto de una relación con Juan Carlos Orellana, padrastro de Vargas desde los cinco años, pero que él considera como su papá verdadero.

Jeisson nació en un barrio, La Chimba, de la ciudad de Recoleta, al norte de Santiago de Chile, que pudo ser un riesgo para su promisorio futuro: "Allí hay de todo: gente que trabaja y gente que se dedica a otras cosas. Es una población vulnerable, con muchos niños en la calle. Pero nunca tuve la preocupación de que se fuera a meter en drogas, a pesar del entorno en que vivíamos. Desde los cinco años que juega fútbol”, contó su mamá en una entrevista al diario La Tercera.



 La Chimba, Santiago.


De todos modos, cuando Jeisson llegó a la UC a los 12 años, los encargados del fútbol amateur de ese club buscaron rápidamente sacarlo de La Chimba. Allí, entonces, pasó a vivir en la residencia del fútbol formativo (como la pensión del Country) en San Carlos. Aunque para él, fue algo difícil. Y hasta estuvo a punto de claudicar en su sueño de ser jugador profesional. "Extrañaba demasiado a mi familia. No podía estar sin ella. Por eso estoy muy orgulloso de todo lo que logré. Luché mucho para ser lo que soy", cuenta Vargas, quien ahora quiere demostrar todo ese sacrificio en Estudiantes.