2 ventas, 20 millones y 4 años de tranquilidad

Mientras define su reelección, Verón encabeza a las negociaciones por Foyth y Ascacibar. Quiere que las dos salidas le permitan al Club estabilidad financiera para afrontar algunos años de fair play financiero a partir del nuevo escenario de AFA. Opciones, enojos y el lujo de desechar ofertas millonarias.

22/07/2017 09:45 Noticias
img

La vida de Estudiantes tiene infinidad de ventanas abiertas, aunque hay dos que a Verón le quitan el sueño: las salidas de Juan Foyth y Santiago Ascacibar y terminar el estadio de 57y 1. La obra retomará su movimiento habitual el lunes 24 tras el conflicto entre la OUCRA y la empresa ejecutora y próximamente se anunciaría un préstamo de una entidad bancaria por ¡12 millones de dólares! para lograr la culminación siempre y cuando una asamblea extraordinaria acepte el endeudamiento.

Encaminado uno de los temas el presidente se puso al frente de las dos ventas que pueden representar la tranquilidad económica de los próximos 4 años. Sí, leyó bien: los próximos 4 años. Él confía en obtener casi 20 millones de dólares que le permitirían al Club equilibrar el área fútbol durante las próximas 4 temporadas y lograr estabilidad económica, independencia financiera y capacidad de negociación a futuro con varias de las joyas que ya están en el plantel y varios de los pibes que empujan desde abajo.

Las negociaciones están bastante claras por ambos jugadores. Desde que Ascacibar debutó, su precio no paró de subir. El Club desechó varias ofertas por él (Real sociedad 2 veces, Frankfurt y sondeos intensos del Atlético de Madrid) incluyendo una de Alavés, el equipo que dirigió Mauricio Pellegrino hasta hace poco tiempo. Los españoles pusieron 5 millones de dólares sobre la mesa en un pago por el 70% del pase y Estudiantes contestó negativamente. Lujos del mercado que le dicen… Verón cree que el Rusito vale mucho más que eso y espera, confiado, cerrar la venta por más dinero en el actual mercado. Su representante, Facundo Fraga, trabaja con mucha gente vinculada al Club y varios son muy cercanos a Ascacibar. Ellos también creen que el volante partirá pronto y trabajan distintas ofertas que satisfagan las pretensiones de Estudiantes. Saben que la posición es vender bien y no apurados, pero empiezan a ponerse un poco inquietos por la falta de resolución.


El caso Foyth parece más complejo. La relación con el jugador, su familia y el representante no es mala, pero ha tenido algunos roces típicos de las negociaciones. De hecho, fue el central quien se plantó para avisar que él en Rusia no iba a ir. A través de Verón, el Club le acercó una oferta del Zenit que ascendía a los 11 millones de euros y al pibe no lo pudieron convencer. El DT del club, Roberto Mancini, fue compañero y técnico de Verón y buscó asesoramiento en él para incorporar jugadores argentinos. Caído lo de Foyth, Mancini preguntó por Rigoni, Pavón y Driussi y La Bruja no dudó: “Llevate a Driussi”, le dijo.

Tras varios sondeos de la Roma, llegó la oferta que más le cerró a Foyth: la del Tottenham. Le gusta la liga, la inclinación de su entrenador hacia los jugadores de corta edad y la promesa de Pochettino (también ex compañero de Verón) de no ir como complemento de plantel debido a la constante competencia que tendrá el equipo durante la temporada. Además, el hecho de vivir en Londres al pibe le fascina. Es una experiencia única en la que, además, ganará millones de dólares y tendrá competencia en una de las ligas -sino la más- competitiva del mundo.


El problema surgió cuando Verón fue a confirmar a Londres los números de la transferencia. Allí se encontró que la oferta tenía variaciones en lo hablado originalmente y le puso un freno a la situación. Mucho más a partir del ofrecimiento del PSG por llevarse al central. Aquí empezaron las diferencias más severas. El jugador no tiene tanto deseo de jugar en Francia porque no considera que vaya a tener tantos minutos y porque la liga francesa no es ni por asomo tan competitiva como la inglesa. El PSG es el equipo sensación allí, pero cuando sale a Europa no pasa de los Cuartos de Final de la Champios. Invirtió muchísimo dinero para armar selecciones y tuvo muchos éxitos puertas adentro, pero en la última Champions hizo un papelón. Después de vencer a Barcelona 4 a 0 como local, perdió 6 a 1 en el Camp Nou y 3 de esos goles fueron en tiempo de descuento…


Así planteadas las cosas, Foyth manifestó su deseo de jugar en Inglaterra, pero la diferencia en las ofertas alcanza los 3 millones de euros en favor del PSG. Sí, un detalle nada menor. Verón intenta convencerlo de que se vaya a Francia como primera escala y podría darse en los próximos días una reunión con su familia para tratar de destrabar la situación. Mientras tanto su representante, Daniel Bolotnicoff, mira de reojo al Club por una supuesta intermediación de Marcelo Simonián. Ponerse de acuerdo no será sencillo, pero los directivos creen que se pondrán de acuerdo en el corto plazo y la transferencia será un hecho. Lo que nadie se anima a garantizar es dónde jugará Foyth.

De concretar ambas ventas, Estudiantes recibiría algo así como 19 millones de dólares por ambos jugadores. Un número que al presidente le cae bien y hasta le dibuja una sonrisa en el rostro. Sabe que con ese dinero el fútbol mantendrá equilibrio financiero y competitividad y le quedan unas cuantas joyas en el alhajero que podrían negociarse sin presiones ni ahorcamientos de sueldos y contrataciones. Por eso sus energías están puesta en alcanzar sus objetivos antes de definir su reelección

Fotos: Prensa Estudiantes. Diario La Vanguardia. The Sun. Revista Animals!