Pavone, 3696 días después

El Tanque volverá a jugar ante el público de Estudiantes después de 10 años y (casi) un par de meses. Su último partido en La Plata fue en la victoria 2 a 0 ante Argentinos Juniors en el estadio “Ciudad de La Plata” en el Clausura 2007. A fines de junio de ese año fue vendido al Betis a cambio de casi 7 millones de dólares. “Va a ser lindo volver a jugar como local. Ojalá sea con un gol incluido”, afirmó.

02/08/2017 21:27 Noticias
img

El partido ante Nacional de Potosí no será uno más en la carrera de Mariano Pavone. Será el encuentro que marcará volver a jugar ante su público. Sí, porque más allá de las rabias por sus vueltas postergadas y por sus decisiones poco compartidas y muchas veces inentendibles para el común de los hinchas, la gente de Estudiantes es su gente. La que lo vio crecer. La que lo banco cuando muchos lo cargaban. Y la que lo esperó con los brazos abiertos. La que festejó sus goles, disfrutó de su evolución festejó el título ante Boca por su cabezazo y gozó de inolvidables victorias ante Gimnasia. Por todo eso, el partido para Pavone no será uno más.

El Tanque jugó por última vez con la camiseta de Estudiantes en condición de local el 18 de junio de 2007 por la 18° fecha del Torneo Clausura contra Argentinos Juniors. El partido terminó con victoria del equipo del Cholo por 2-0 con goles de Leandro Benítez y Marcos Angeleri. Pavone ese día jugó 88 minutos y fue reemplazado por Pablo Piatti. Pocos días después de aquel partido, el Club anunció su salida al Betis a cambio de casi 7 millones de dólares (6,8 para ser exactos).


Atrás quedó una carrera que tuvo de todo. Goles en el Betis, el descenso con River, el sueño trunco de ganar la Copa con Lanús, las buenas temporadas en Cruz Azul y los pasos por Vélez y Racing que tensionaron la relación con el hincha de Estudiantes. Porque cuando se fue la primera vez de Vélez no aceptó una buena oferta del Club y terminó en Racing. En aquel momento, pocos imaginaron que podría volver. Los hinchas se expresaron a través de las redes sociales, aunque esta vez no tuvieron la suerte que tuvieron con Nardi: esta vez el Tanque dio el sí antes de jugar su último partido ante Vélez y fue expulsado de la concentración.

Aunque no lo demuestre en el día a día, está ansioso. "Esperemos que sea una linda vuelta a casa, con la gente y si se da con un gol mucho mejor", dijo en el programa “Estudiantes y su gente”. “Me voy a emocionar mucho cuando juguemos de local y va a ser muy lindo volver a ver a la gente en la cancha. Ya me pasó cuando volví: la entrada al Country y al vestuario fue muy emocionante", sostuvo en el programa “Acá hay una Escuela”. Sabe que recibirá una enorme ovación y que los problemas quedarán en el pasado.

El Tanque está de vuelta. Su potencia, su pegada, sus goles. Y que mejor que el reencuentro sea en una noche de Copa y ante un conjunto boliviano, como aquella victoria conseguida ante el Bolivar en 2006.