La refundación del Tottenham

Foyth se va a jugar a un equipo con mucha historia que regresó a los primeros planos de la mano de un técnico argentino que es sensación. Peleó la última Premier y recuperó el protagonismo en base a la audacia de Mauricio Pochettino, el hombre al que no le interesa la edad de sus jugadores: “El que vea en condiciones, juega”. Su pensamiento fue clave para que la trasferencia se haga.

26/08/2017 08:14 Noticias
img

Cuando Mauricio Pochettino llegó la Tottenham jamás imaginó que su figura encerraría semejante respeto y admiración en un fútbol tan organizado y competitivo como el inglés. Si bien es cierto que sus pergaminos avalaban su contratación por parte de uno de los equipos con mayor historia dentro de Inglaterra, sus ideas -revolucionarias y sin límites ni pudor-  debían encajar dentro de una estructura sumamente tradicionalista. Si bien su experiencia en Sothampton había sido buena, el salto era todo un desafío en su carrera. Y vaya si lo está llevando bien.

Legó al Club a mediados de 2014 y su carrera fue en franco ascenso. En su primera temporada como entrenador, el equipo terminó en quinto puesto y se clasificó a la Europa League, la vieja Copa UEFA que el club ganó 2 veces.  Y luego llegaron los podios: tercero en el campeonato que ganó Leicester y segundo en el que ganó Chelsea. Lo que le permitió volver a la madre de las competencias en Europa: la Champions. Justamente esta semana se sorteó la 2017-2018 y el grupo no es nada sencillo, ya que lo compartirá con Real Madrid, Borussia Dortmund y el Hapoel.

Acaso el plano internacional asoma como su gran desafío. Devolvió al club a la competencia interna, algo que hacía mucho no pasaba, y ahora le queda salir a pisar fuerte en Europa. Para ello cuenta con un equipo joven que sólo tiene un jugador por encima de los 30 años: el arquero Michel Vorm. El resto de la plantilla tiene una edad promedio de 24 años. Y en ello mucho tuvo que ver el entrenador, que es considerado una herramienta fundamental para darle rodaje a chicos que hoy conforman el renacimiento de la selección inglesa. “A mí no me importa demasiado la edad de mis jugadores. Yo quiero jugadores formados, agresivos y con personalidad. Si lo consiguen a los 30 o a los 21, es un tema de ellos”, explicó en varias entrevistas.

Que Pochettino sea un formador dirigiendo en uno de los equipos más importantes de Inglaterra fue clave para hacer el pase: llamó al jugador y le dijo que no le tiembla el pulso para poner pibes. Foyth quería minutos porque sueña con el Mundial de Rusia.

La historia del Tottenham resulta apasionante. Su nombre mutó con el tiempo ya que el original era lo que es hoy el complemento. El Hotspurs tiene sus raíces en un personaje de la primera obra de Shakespear. Su primer partido oficial lo jugó en 1985 y dos años después jugó su primer partido oficial ante el arsenal, en lo que sería luego el clásico del norte de Londres. Tiene 25 títulos nacionales y algunas temporadas en segunda. Allí jugaron figuras actuales del Real Madrid, como Luka Modric y Gareth Bale, que fue su mayor transferencia. Por el galés pagaron 91 millones de euros. A los largo de si historia solamente dos entrenadores no nación en Gran Bretaña o Europa y ambos son argentinos: el actual y Osvaldo Ardiles, una eminencia dentro del club.

“Ossie”, como se lo conoce en Inglaterra, llegó al club en 1978, jugó 221 partidos y marcó 16 goles. Lo hizo de la mano de otro argentino, Julio Ricardo Villa. Como jugador ganó 2 FA Cup y la UEFA del 84’. Además, fue su entrenador y es uno de los embajadores a nivel mundial. Al momento de estallar la Guerra de Malvinas pidió ser trasferido y estuvo una temporada en el PSG (justamente el otro Club interesado en Foyth) pero no bien culminó la temporada volvió para brillar con la camiseta blanca.

Actualmente el plantel del Tottenham cuenta con 2 argentinos además de Foyth. Uno es Eric Lamela, que llegó en la temporada 2013 y es titular indiscutido. De hecho, el fútbol del equipo, pulcro, ordenado y revulsivo, pasa por sus pies. El otro es toda una sorpresa. Se llama Gianfranco Gazzaniga. Tiene 25 años, es arquero y defendió los colores de Rayo Vallecano en la temporada 2016.

Foyth llega a un equipo con historia y actualidad. Con responsabilidades y hambre de gloria por conquistar una Premier y dar el batacazo en la Champions. Con un entrenador que no se fija en la edad de sus jugadores sino en la prestación que pueden darle. Por todo es ello es que la oportunidad es única. Y mucho más si logra continuidad, ya que es una de las debilidades para el cuerpo técnico del seleccionado que ya trabaja pensando en el Mundial de Rusia.