Entre la idolatría y la actualidad

Matosas sacó del equipo a Gastón Fernández y, sin quererlo, desató una discusión sobre el momento de los jugadores de mayor experiencia. La opinión pública puso el ojo sobre el rendimiento de los más grandes y, a juzgar por una encuesta de Animals!, respalda la decisión del entrenador. ¿Un par de partidos bastan para sacar a un ídolo o debió tener más oportunidades?

14/09/2017 08:47 Noticias
img

“En mi equipo no hay intocables”. Con esa frase Gustavo matosas dejó en claro porqué Gastón Fernández no jugará el viernes ante Colón. El técnico consideró que la Gata lejos está de pasar por su mejor momento y optó por sacarlo tras un puñadito de partidos. La decisión levantó polvareda y la discusión se coló instantáneamente en el rincón futbolero del Club ¿era para sacarlo?

Evidentemente para Matosas sí. Si bien es cierto que Fernández no mostró todo lo que puede dar, no menos cierto es que el equipo no lo ayudó demasiado. De hecho, fue el gestor de las pocas jugadas claras y asociadas que elaboró Estudiantes en este pobre inicio de ciclo. Desde sus pies surgió la (poca, valga la redundancia) claridad para manejar la pelota y su visión de juego hizo que el equipo genere algo en ofensiva. Sin embargo, el técnico ve otra cosa. Quiere un poco más de peso arriba para acompañar a Pavone y lo dijo en su última conferencia: “Nuestra idea era que Gastón (Fernández) esté más cerca de Pavone. Hoy lo veo mejor a Melano para cumplir esa función”.

El golpe de timón que da Matosas en el equipo -que incluye, además, los ingresos de Dubarbier y Cascini- parecen apresurados al haberse jugado apenas un par de partidos. La pretemporada fue cortada, el sistema de competencia un jeroglífico chino y la preparación totalmente atípica, pero tantos cambios en tan pocas fechas indican que el entrenador sigue buscando el equipo a dos meses y medio de su asunción. Pese a ello, los lectores de Animals! apoyan la decisión del entrenador. O al menos así lo hicieron saber en la encuesta que la web propuso sobre la salida de La Gata.

“Desábato no viaja. Y Braña se queda entrenando acá”. Así de tajante fue el técnico cuando fue consultado sobre las ausencias de otros dos ídolos. Sin embargo, se explayó un poco más cuando habló de Otero: “Juan está recuperándose bien y lo vamos a esperar hasta mañana para ver si viaja a Santa Fe. Es importante para nosotros”. Curiosamente la lista de viajeros salió algunos minutos después de la conferencia sin Otero…

Evidentemente los ídolos no gozan de inmunidad. Eso está claro. Si bien es cierto que son aplaudidos a rabiar cuando sus apellidos son anunciados por altoparlantes, los indiscutidos al momento son Adújar, Pavone y Braña. El resto está en constante evaluación y algunos en el oo de la tormenta por su rendimiento (Damonte) o por su llegada (Lugüercio).

“La semana nos sentó muy bien porque logramos trabajar mejor la idea de juego que buscábamos y los jugadores lo entendieron mejor”, afirmó el DT. El equipo sufrió una variación el martes y tres el miércoles, que serán las definitivas para jugar en Santa Fe.

Ahora bien ¿debe salir La Gata por un par de partidos en sintonía con el equipo? ¿Es momento, más allá de la lesión, para resignar la experiencia de Desábato? La respuesta encierra varias cuestiones. Fernández jugó poco y nada en el último tiempo y sabía que su regreso no iba a ser fácil. A su edad necesita minutos en cancha y contacto con la pelota para recuperar ritmo. La solución de excluirlo del equipo lejos está de ser la más apropiada. El Chavo tuvo un declive en su rendimiento, pero el equipo lo deja expuesto. A sus 37 años necesita de una cobertura más importante y no quedar tan desprotegido en la última línea. Salvando las distancias le está pasando lo mismo que sucedió con Alayes en su última etapa, cuando Cagna era el DT y los mandaba a jugar en la mitad de la cancha con mucho campo por cubrir…  Desábato precisa de un equipo con mejor funcionamiento, más compacto y con movimientos trabajados, aceitados y en bloque. Lo que justamente brilla por su ausencia hasta el momento.

Fernández y Desábato fueron los primeros en quedarse al margen. Uno por cuestiones futbolísticas y otro para preservarlo de una posible lesión. ¿Volverán pronto al equipo o la decisión de Matosas se mantendrá firme aun sabiendo de lo que significan para el plantel y para el Club? La respuesta es sólo cuestión de tiempo. Ese mismo tiempo que La Gata parece no haber tenido para volver a hacer pie en el fútbol argentino por decisión de su entrenador.

Fotos: Prensa Estudiantes. Revista Animals!