Cinco cosas que a los jugadores no les gustaba de Matosas…

… y que terminaron con el ciclo. Desábato fue duro con el entrenador saliente, y hasta puso en duda si su trabajo estuvo a la altura de lo que necesita el Club. Pero ¿de qué hablaba? ¿en qué no coincidían los jugadores? Animals! te cuenta los detalles que llevaron a la ruptura de una relación, si es que la hubo alguna vez. Desde ausencias a una charla técnica muy distinta.

03/10/2017 09:36 Noticias
img

 El trabajo diario

La principal diferencia entre plantel y cuerpo técnico saliente. Los jugadores estaban acostumbrados a trabajos más intensos y más puntuales. A Motosas le gustaba hacer prácticas de fútbol de casi una hora de duración y no sectorizaba el trabajo. Eso no fue bien visto desde los primeros días y fue el punto de inflexión en la relación. El plantel trabajó con entrenadores muy meticulosos (Sabella, Simeone, Pellegrino, Vivas, Milito y Berizzo) que no dejaban detalle librado al azar. Esta vez fue exactamente lo contrario.  

Las charlas técnicas

Increíblemente, el núcleo central no era de Matosas. El encargado de desarrollar las consideraciones previas a los partidos era Christian Serrano, editor de videos del Club y actual DT de Estrella de Berisso, equipo que es uno de los punteros de la Liga Amateur Platense de Fútbol. Serrano es el encargado de los videos desde hace años y su función es reparar lo que los entrenadores solicitan, sea del rival de turno o de su propio equipo. Una vez preparado el material se entrega al DT de turno, que utiliza la información como una herramienta más a la hora de preparar el partido. Pero con Matosas la metodología fue distinta. La información la brindaba el propio Serrano y hasta el mismísimo entrenador se enteraba de las imágenes en el transcurso de la charla.

La presencia en los entrenamientos

Más de una vez el técnico pegó un faltazo. En días de lluvia y cuando el plantel se entrenó en distintas canchas de fútbol 5, Matosas brilló por su ausencia. También se tomó un extra en Uruguay. Independientemente de dónde haya estado es algo que el plantel no le perdonará jamás. Algo parecido sucedió hace un tiempo cuando el grupo no tomó de la mejor manera que Miguel Russo disfrutara de un partido de golf mientras ellos hacían trabajos de recuperación física para ponerse a la orden lo más rápido posible.

El trato con su cuerpo técnico

Otro detalle no menor. Acostumbrados a un trato casi paternalista por parte de Sabella (como dijo Boselli hace algunas horas) y de mucha confianza, franqueza y buenos modos por la cercanía de edad con Pellegrino, Milito y Vivas, Matosas sorprendió a propios y extraños por sus modos. Al principio resultó una sorpresa y con el correr del tiempo fue transformándose en un fastidio indisimulable.

La alta exposición con la prensa

Otro punto determinante. A los jugadores les molestaba el alto nivel de exposición que tenía el entrenador. No les gustaba ni un poco que hable tanto con la prensa y que los periodistas se enterasen del equipo, por ejemplo, antes que los utileros y el departamento de prensa del Club. Si bien el técnico es adepto a coquetear con la prensa, este punto fue muy importante en su salida. Por algo Desábato lo expresó con tanta claridad y vehemencia en plena conferencia de prensa. 

Las diferencias fueron marcadas y elocuentes y terminaron con la salida de un entrenador buscado de apuro que fue contratado casi con tanta rapidez como con la que se fue. 

Fotos: Diario El Día. El Gráfico. Prensa Estudiantes.