El momento de la Selección y la reivindicación de la Escuela

La situación crítica que vive Argentina, que hoy ruega por no quedar afuera del Mundial, revalorizó el trabajo de Sabella en particular y de la Escuela de Estudiantes en general. Un reconocimiento que, claro, debió llegar antes.

07/10/2017 09:40 Noticias
img

La situación que atraviesa la Selección Argentina, sin dudas, no sólo genera debate, preocupación, sino también incertidumbre y algo de nostalgia. Y esa nostalgia, por caso, está generando una reivindicación de la Escuela de Estudiantes, representada en los dos últimos técnicos que tuvo la Selección y que la llevaron a tres finales mundialistas. Hoy es tiempo de reconocimiento para Carlos Bilardo y para Alejandro Sabella, injustamente criticados en sus ciclos, a pesar del éxito de su gestión.

El caso de Sabella es el más emblemático porque refiere a esta generación. Hoy se valora y se reconoce la buena salud que tenía la Selección de su mano, la convivencia grupal, la armonía, las declaraciones vinculadas al sentido de pertenencia, la recuperación de una esencia perdida: "Con Alejandro recuperé las ganas de jugar con la camiseta argentina", llegó a decir Mascherano.

Con Sabella, además, la Selección tuvo un solo pico (y muy injusto, por cierto) de sufrimiento cuando debió ir a buscar a Barranquilla, en la cuarta fecha (sí, en la cuarta fecha ya se hablaba de crisis), una victoria ante Colombia tras un empate 1-1 vs. Bolivia. Por supuesto, Argentina ganó 2 a 1, con Desábato y Braña como partícipes necesarios. ¿Qué dirían si Sabella estuviera en esta situación? Imposible de imaginar. Luego, de la mano de Messi, el equipo arrasó y se clasificó sin apuros dos fechas antes del final. Más tarde, llegaría a la final del Mundial tras 24 años.

Suele decirse que el tiempo pone las cosas en su lugar. Lástima que a veces sea demasiado tarde. Como dijo Gugnali, en una reciente entrevista: "Creo que algún día van a tener que reconocer el trabajo que hizo Alejandro Sabella, ¿no?".