Cosa de brujos

Argentina se clasificó al Mundial de Rusia y la Escuela dijo presente otra vez, aunque de una manera muy particular. Manuel, el “ayudante espiritual” que trabaja con el plantel día a día se subió el sábado a un avión para dar una mano en Quito. ¿Quién lo llamó? ¿Influyó Verón? ¿Seguirá con el equipo? Animals! te cuenta los detalles de un viaje que valió un Mundial. Ah, lo acompañaron los ayudantes de Sabella. Mística en estado puro…

11/10/2017 07:57 Noticias
img

Cuando la noticia se filtró en la prensa, varios periodistas no lo podían creer. Al principio surgió como un simple rumor y con el correr de las horas los canales deportivos y de noticias que tenían cobertura full time empezaron a llenar sus respectivas pantallas con la novedad que “el brujo de Estudiantes” viajó a Quito para apoyar a la Selección. Y así fue nomás.

Manuel es tucumano y vive en Gorina. A los pocos años de vida supo que tenía una fuerza interior diferente y desde ese momento se dedicó a ayudar a la gente. Se sumó a trabajar con el plantel allá por 2009 y su primer logro fue la Copa Libertadores. Le bastó para no irse nunca más del Club. Los jugadores (los que estuvieron, están y estarán) lo adoran y su solidaridad y fama fueron creciendo con el correr de los años. No hace trabajos de magia negra ni nada por el estilo. Él intenta que las personas estén centradas, en su eje y puedan dar lo mejor de sí en su actividad. No cobra por lo que hace. Recibe alimentos no precederos y el dinero que le dan (o camionetas, autos y los regalos más insólitos) habitualmente los dona. Verlo es casi un milagro: cerca de una fábrica abandonada en Gorina se juntan cientos de personas al día que buscan charlar con él al menos un par de minutos. Hasta Ricardo Fort fue a verlo por sus problemas de espalda…

Ese hombre diminuto, con un andar cansino y que sirvió varias veces para completar algún equipo en el barrio, fue el hombre del día hasta que aparecieron las genialidades de Messi. Sí, el mismo que conoció en el viaje a Dubai para jugar el Mundial. Nadie entendía cómo llegó hasta allí y la mala información corrió como reguero de pólvora: no fueron pocos los que anunciaron que fue Verón quien lo acercó. Error.

Desde el entorno del presidente de AFA, Claudio Tapia, se contactaron con Claudio Gugnali y le pidieron que gestione los servicios de Manuel. Él sábado un colaborador de Estudiantes pasó los datos de pasaporte y viajó en vuelo directo a Quito con el “intermediario” Gugnali y Julián Camino, que fueron al partido y fue un gesto que fue muy valorado por el plantel. Una vez llegado, le dieron ropa no oficial y comenzó a trabajar.

Más allá del descreimiento generalizado sobre su actividad en el fútbol, su ayuda para el plantel es innegable. Hay un agradecimiento eterno por parte del presidente Verón y de varios de los jugadores de más edad por varios problemas solucionados y por su constante colaboración. Cuando en el mundo del fútbol se enteraron de sus dotes, no fueron pocos los equipos que lo buscaron. Así fue como colaboró en el Ascenso de River, trabajó con All Boys y, cuentan algunos, puso su granito de arena para que Gimnasia le gane 3 a 0 a Rafaela. Pese a sus colaboraciones transitorias toma el Country de City Bell como su casa y su dedicación es a Estudiantes.

Otra vez la famosa Escuela de Estudiantes dice presente en un partido vital para Argentina. La noticia no fue el consagratorio partido de Enzo, sino la presencia de Manuel aportado por Camino y Gugnali, dos colaboradores de Sabella que fueron a apoyar al equipo en un momento decisivo.   

Fotos: Clarín. Captura de TV. Animals!